viernes, diciembre 10, 2010

¿Frío?

Ni a los violines ni a los arcos les gustan las temperaturas extremas que todo transforman. Me dicen que entre calor y el frío, eligen el calor, sin duda, que el ajuste al frío es siempre duro: el sonido se esconde, se estrecha demasiado. El esfuerzo es doble.
En su piel, las cuerdas se quejan y los arcos acusan la tensión





9 comentarios:

Elèna Casero dijo...

Nunca he visto una partitura de violín, y siempre me quedo intrigada con la posición del arco.

La semana pasada estuvimos viendo a Ara Malikian. Está como una cabra.

Besos y gracias.

leo dijo...

Me encanta Gilberto y me encantan las partituras. En serio, ¿no te parecen bonitas?

EL AVE PEREGRINA dijo...

Les pasa como a los humanos...la naturaleza...es sabia.

Un abrazo Raquel.

Feliz fin de semana.

isobel dijo...

Un abrazo, que escuchando esta música es imposible sentir frío.

J. G. dijo...

es lo que toca, en esta época igualmente es cuando más fácil es entrar en calor ¿o no?

Cecilia Alameda Sol dijo...

Al frío le vienen bien las veladas musicales en un refugio cálido.
En España ha brotado una primavera efímera.

Belén dijo...

Las partituras no son más que relatitos de música...

Besicos sin frío

Raquel dijo...

Elèna,
me gusta mucho Ara M. Me voy a quedar con ganas de verle ahora que va a ir a tocar a Salamanca el concierto de M. Bruch.
Besos también para ti.

Leo,
sí, me parecen preciosas, la verdad. Algunas, manuscritas, para admirarlas como pinturas.

Ave peregrina,
exactamente, así son los instrumentos.
Besos

Isobel,
¿verda?

J.G.,
umm... puede que tengas razón. Voy a hacer la prueba mañana

Cecilia,
justo eso me decían hoy. Ojalá que dure un buen poquito y que la lluvia espere hasta que sea primavera para que riegue los campos entonces y nos deje salir a pasear ahora.

Belén,
síii! Por eso son hermosas.
Besos

Peter Pan dijo...

Preciosa imagen y texto Raquel
Un beso