Wednesday, July 09, 2014

Brevemente

Madison tiene la serenidad de la plenitud. No desea ni mas ni menos. Madison en verano es chico zapote para degustar despacito y salivar con sus pequeñísimas pupilas de diminuto grano.

3

4





6 comments:

José Núñez de Cela said...

Vaya quietud! QUé diferencia con las fotos invernales!

Saludos!

Raquel said...

Sí, ¿verdad? Muchísima diferencia y una verdadera gozada

Tawaki said...

Con esto se le hace la boca agua al más pintado.

Raquel said...

Tawaki, ¿Cuándo vas a Madison?

Tawaki said...

Cualquier día te doy un susto...

Tesa Medina said...

Tus fotos de Madison en invierno me encantan, Raquel, pero reconozco que en esta época esta increíble. Tú si que tienes el Paraiso a la vuelta de la esquina. Literal.

Un beso,