Monday, September 21, 2009

Entre pausas y músicas

Hoy me doy cuenta: mi última entrada en el blog fue del miércoles. Se quedaron esperando fotos del último paseo. Sostenidas.
Tal vez después.

Hoy comentar la ausencia de estos cuatro o cinco días, ser parte de un final de verano amable que poco a poco va anunciando la próxima estación, vivir una parte de la vida cultural de la ciudad que en estos días abrió las puertas a músicas del mundo, acercarme a ellas, entender un poco más mi propio mundo desde el de los otros.

Tal vez sea éste ya el quinto World Music Festival en Madison. Es siempre interesante ver la selección de artistas, qué partes del mundo están representadas o quién se ajusta al tipo de espectáculo que pide un festival así. Interesante sentir una vez más el poder que la música tiene para convocar, emocionar, unir, conectar mundos a través del imaginario que la música crea. Bonito vivir la diversidad, desde Dragon Knights con sus marionetas de inconfundibles personalidades entremezclándose con gente y espacio

P9180044 copy

P9180025 copy

P9180061 copy

P9180207 copy

P9190129

a los sonidos más tradicionales de la música andalusí de la Orchestre de Tetouan a la que eres tú quien te acercas. Voces, violín, viola, oud, qanun, tar y goblet llenando el espacio

13.OrchestraOfTetouan

14.OrchestraOfTetouan

15.OrchestraOfTetouan

16.Violin&Ud

Luego la fascinante locura de Mucca Pazza con su mezcla de estilos, la ruptura de espacios y convenciones, y esa versatilidad de lenguajes con la que llegan al joven y al mayor

60.MuccaPazza

P9180081

P9180100

y el atardecer como si fuera parte de otra actuación

P9180093

o el anuncio de los ritmos y melodías de Cabo Verde que Cesaria Évora nos dio a conocer y que María de Barros remezcla con estilos africanos, caribeños y europeos


P9180118

P9180120

P9180121

Pasar de un mundo a otro, físico o imaginado. Sí. Utilizar estilos, instrumentos y sonidos tradicionales hermanados con el rock como hace Hanggai

P9180217

P9190152

P9190154

P9190153

o adentrarse en la intensidad de la música y los ritmos fuertes del vasco Kepa Junkera, su virtuosismo tocando la trikitixa u otros instrumentos tradicionales como la txalaparta

Kepa y Camilo

También, la posibilidad de haber podido vivir todo esto un poco desde dentro y haber tenido la oportunidad de conocer, compartiry y tocar con Kepa, Camilo y Robert

Kepa Junkera

P9180172 copy

Todo un regalo musical este fin de semana.

Varios grupos más tocaron (los mexicanos Los de Abajo, los húngaros Parno Grazst, el grupo Kusun de Gana, Cheb i Sabbah de Algeria y Francia... Aquí está todo el programa y los enlaces a las páginas web de los artistas por si alguien quiere seguir leyendo más).

14 comments:

Mita said...

Muchas gracias Raquel!
Por traerme tanto ritmo y color esta mañana lluviosa!
Besillos

Irreverens said...

¡¡Ay, mírala ella, si está ahí!!
:)

Cuando leo entradas tuyas sobre música, me entran ganas de retomar mis pobres nociones de solfeo y aprender a tocar un instrumento...

Tawaki said...

Amo la diversidad.

leo said...

Jo, Raquel, vives rodeada de belleza: esos paisajes, toda esa música. Y yo envuelta de cláxones y contaminación. ¿Será envidia esto que siento? ;-))

Raquel said...

Mita,
aquí también amaneció con lluvia. Es el comienzo del otoño.
Besos

Irreverens,
pues ale, a empezar con eso, que te va a ir bien, vas a ver.
Besotes

Tawaki,
Sí. Creo que tendemos a eso con las fuertes migraciones globales. Nuevas culturas y nuevos mundos en proceso.

Leo,
anda, anda, que es un poco como lo pinto... Aquí también hay coches y algún atasco que otro. Como te puedes imaginar en todos los sitios hay ventajas e inconvenientes. Te regalo un cachito de todo esto. Ya lo sabes.

Dédalus said...

Un abrazo, chica de Madison. Veo que sigues anotando momentos con tus entrañables fotos... Y que sigas así, registrando pequeños trocitos de la vida, de tu vida.

Y besos transatlánticos, Raquel.

Elèna Casero said...

madre mía, Raquel.
me has puesto los dientes larguísimos.
Recuerdo un concierto de un grupo de Tetuán con la Capella de Ministreres (no sé si la conoces) con música de la época andalusí.

Gracias, qué envidia.

dintel said...

Wuala!!!! Qué chula tu vida, a veces te envidio.

dintel said...

Por cierto, estoy con un libro de Glenway Wescott, "Las abuelas", ¿lo has leído? ¿Sabes dónde ocurre la historia? la la la la la...

Raquel said...

Dédalus,
un gusto tenerte por aquí. Me gustó mucho que Tawaki hablara de tu libro. Lo anoto en la lista de los para leer.
Un abrazo

Elèna,
cómo me gustó ese concierto. (No, no conozco al grupo que dices). Es de los que te transportan por completo a otro momento y lugar.
Besos

Dintel,
a veces, a veces...

Aunque es un clásico, no lo he leido. Pero Mr. Google me dice que el libro se publicó por primera vez en 1927, que ganó premios y que la historia... ¿qué? ¿dónde?.. tra la ra la ra la..........................Wisconsin!

Irreverens said...

Era un simple comentario, Raquel, no un firme propósito...
:D

Aunque, a lo mejor, si te tuviera cerquita, tú me animarías a tocar algo, ¿verdad?
:)

Raquel said...

Pues claro... y empezaría a estudiar alguna lengua contigo.
Besotes

banderas said...

¿Que si alguien quiere seguir leyendo? Tú estás mal de la azotea. Con la envidia malsana que me has dado creo que voy a dejar de visitarte por lo menos por lo menos en un par de días. ¡Jo! Qué lástima no haber podido ir... Ja!Ja!Ja!... como estás aquí al ladito... como quien dice en la orilla de enfrente... má o meno.

Bicos ;-)

Raquel said...

Banderas,
ya sabes que tú también me das mucha envidia con otras cosas. Ahí estamos, compartiendo lo de todos para poder vivir un poco más.