Thursday, March 04, 2010

Una

P2250015

Hace una semana de esta foto. Hoy el cielo ha tenido ese mismo color aunque la gran diferencia ha sido que ese humo no cortaba el aire frío. De hecho, la nieve derritiéndose casi podía escucharse y hasta han asomado esos pequeños pájaros que siempre son los primeros en anunciar el cambio.
Aún no me confío. Es demasiado pronto para este midwest detenido en inviernos interminables. Y aunque digo que mejor esperar un poco, ya busco el otro respirar de la tierra, su olor vistiendo el aire.

Cambios y ciclos en todo y en todos. En mí, en ti. Incesantes los días. A veces me gustaría que tuvieran menos tentáculos y sólo tener que tomar una de sus riendas.

13 comments:

banderas said...

Ciclos, dices... pues yo llevo uno de parálisis permanente en lo bloguero, claro... porque yo parar pararé cuando me muera, como suelo decir cuando alguien me pregunta: "¿Pero tu paras alguna vez?"

Hace mucho que no te visito (mea culpa, mea culpa, mea culpa) y me acabo de engullir desde la "selva lacandona" de un tirón. Hubiera disfrutado mucho de ese largo viaje por las entrañas del Méjico profundo y verdadero, descubriendo colores y olores... y monumentos increíbles.

Ya veo que Madison sigue en su inevitable "deep winter" como lo he bautizado a título particular. Nos vemos/leemos.

Biquiños ;-)

Fernando said...

El pulpo, mejor "a feira", como lo llaman en las tierras de mi padre ;D
¿Dónde se puede comprar alguna parcelita de cielo azul? Por aquí es que ni se ven.
Un abrazo, Raquel.

José Núñez de Cela said...

por aqui ya se vislumbra el cielo azul... ya verás como dentro de poco añoraremos el frescor de la nieve y empezarán a congelarnos en bancos y otros establecimientos con el odioso aire acondicionado... la cuestión es desear siempre lo que no se tiene

besos

Viking said...

Gracias a los cielos grices podemos disfrutar de los azules.
Saludos

leo said...

Yo también noto un olor diferente por aquí, si es que eso es posible dentro en el aire viciado de la ciudad y no es mi imaginación que anticipa y sueña.
La foto es estupenda. Aceptamos pulpo...
Un besote y buen fin de semana.

RITMO RANCIO said...

Original fotografía...
Si, ya queda menos para la primavera

Un abrazo

Minombresabeahierba said...

Ah los ciclos personales..a veces uno piensa demasiado...se fija excesivas metas...y cuesta tomar sus propias riendas...


Dejarse llevar, sentir...vivir, en un abrazo, con una copa de vino...


besotes

marta said...

¡Cómo se agradecen los días como hoy!

Raquel said...

Banderas,
bueno, no eres el único de parón. Creo que después de México, yo también me he parado. Bueno, más que nada es que las tareas se acumulan.
Un abrazo

Fernando,
¡estamos teniendo una suerte de tiempo! Se agradecen muchísimo esos cielos azules en sitios en que no son generosos con ellos, ¿no? Aquí te abro una sucursal por ahora. Ya pronto te llegan, vas a ver.
Un abrazo grande

José,
ya he visto con envidia los primeros brotes de la estación en tu tierra. ¡Qué envidia! (No te creas que echo de menos la nieve cuando no la hay).
Besos

Viking,
pues sí, tienes toda la razón. ¿Ya quieres que pase el calorcito allí?
Besos

Leo,
yo también prefiero el pulpo "a feira" como dice Fernando pero bueno, aceptamos a ese también porque se pasea por un cielo muy azul.

Ritmo rancio,
¿ya está instalada ahí en el sur?
Saludos

Mi nombre sabe a hierba,
creo que aunque no se piense mucho, los ciclos se sienten constantemente. Claro que será imposible vivirlos si no supiéramos dejarnos llevar también.
Besotes

Marta,
cinco grados y felices como si casi fuera verando, ¿verdad? Una preciosidad. Aquí también.

Irreverens said...

¡Qué foto tan surrealista! ¿Y "peazo" cielo!
:D

Por aquí los campos están repletos de diminutas florecillas blancas, amarillas, violetas...
:)
Y falta menos, Raquel.

Raquel said...

Irreverens,
¡qué ganas! Disfruta ese campo... wait, didn't I hear that it snowed by the sea in Cataluña?

Anonymous said...

Ayer en Cataluña nevó como nunca desde que tengo conciencia. Y sobre todo, en lugares donde es extraordinario ver la nieve. Barcelona se colapsó. Fue un auténtico caos, pero en mi pedacito de tierra, la nieve no cuajó, aunque también vi nevar, y mucho.
:D

Irre

Raquel said...

Irre,
lo vi en las noticias y me acordé mucho de ti. Las imágenes de Barcelona eran todo un espectáculo.
Un besote y gracias por contarme