Friday, May 22, 2009

Árboles de día y tiempo

Parece que ha estado haciendo mucho calor allí y que el verano llegó de repente, demasiado temprano. Aunque sólo por un par de días, como aquí. Después de las lluvias de este mañana, el día aclaró y se puso un vestido tan bonito que fue imposible no salir en bicicleta para perderse entre costuras, dobladillos y bolsillos.

Media hora en bicicleta desde casa al centro. Una vez pasada la parte del campus, acorto por calles que van a dar al Capitolio. Nunca he hecho esta ruta en bicicleta, siempre en coche. ¡Qué distinto se siente todo! Es otra ciudad. No sólo por moverse hasta aquí en bicicleta sino porque todavía no puedo quitarme de la cabeza el largo invierno y cómo en pocas semanas la exuberancia de verdes y florecer lo ha poblado todo.
He quedado para comer con un amigo y he tenido que darme prisa en el recorrido. No he podido pararme por el camino pero ahora ya, aunque un poco tarde, me queda un minuto para hacer la foto del sitio donde está el restaurante al que voy, uno de los edificios más antiguos que de la ciudad

P5220003

Al otro lado de la calle, algo no tan antiguo pero que parece ser transición entre lo de entonces y lo de ahora

P5220006

Pero creo que lo que me asombra de hoy son los colores, la viveza, la luminosidad del día que pone un punto de color

P5220009

a todo y en todo

P5220010

Sí. Por fin podemos sentarnos en el patio y empaparnos de aire cálido

P5220013

Vuelvo a casa por el camino largo. No sólo por la ruta que elijo sino porque ahora ya no evito pararme a hacer fotos. El lago Monona vuelve a estar de fiesta, sus orillas acicaladas de verdes y ramaje,

P5220025

sus habitantes flotando silenciosos y ensimismados

P5220032

Aunque no hay tanta gente como por las tardes, comparto el camino con otros,

P5220040

miro a lo lejos junto a alguien más

P5220042

y mientras ellos piensan, yo también me preparo para seguir camino

P5220052

A pesar de que me gusta mucho, hace tiempo que no paso por esta vereda junto a Monona Terrace

P5220045

P5220066

Sigo pensando en el contraste con el lago helado, su inmovilidad, la pausa detenida.
Otra luz ahora, sonrisa, piel despierta.
Siempre lo digo, es ese poder de renovación, de transformación y cambio. ¡Tan evidente aquí en Madison...! No podríamos sobrevivir si no fuera así.
Siempre lo digo, es el paso del tiempo y nosotros en él, ese sentir la fuerza de la vida y saber que sigue mereciendo la pena

P5220071

Sigo camino. Paso de uno a otro verde, de un espacio a otro. Hay mucha fuerza en cada uno de nuestros recorridos, los cotidianos y los menos ordinarios

P5220079

Muchos matices en todo lo que hacemos y de nosotros depende el darles o no validez

P5220081

Muchas razones para comprender que la transformación es parte del recorrido y que entender el proceso es vivir un poco más a fondo

P5220082

P5220083

Muchos caminos que descubrir en y desde uno y los otros

P5220086

Muchas razones poderosas y distintas, las tuyas, las de los demás; el árbol transformando el camino, acompañando el silencio con su presencia infatigable y cierta

P5220088

7 comments:

Alegría said...

... Es estupendo sorprendernos con la visión de siempre... desde otra perspectiva... poder detenernos a contemplar, lo cotidiano, sin prisas... descubrir sonidos que éstas nos mitigan... incluso silencian... Parar la bicicleta y sentir el silencio, los pájaros con su trino, o los patos chapoteando... Realmente no es difícil... pero ¡cuesta tánto...! Un beso.

Raquel said...

Es exactamente todo eso. Tal y como lo has dicho.
Un abrazo

Fernando Santos (Chana) said...

Olá Raquel, bela serenidade...belas fotos...Espectacular....
Um abraço

Raquel said...

Hola Fernando,
creo que serenidad es la palabra. Sí.
Gracias

Irreverens said...

Es que la transformación que experimenta ese lago cada año es alucinante.
Y qué curioso pensar que se transforma para ser él mismo otra vez, ¿no?
:)

Besotes

Raquel said...

Sí. No me canso de pensarlo y de verlo, y sigo admirándome por ese proceso.

Coronel Steiner said...

Conmovedor y brillante