Sunday, May 10, 2009

Colores

¿Fue el miércoles cuando actualicé el blog? Días resbaladizos que pasan demasiado deprisa.
El viernes salí a caminar cerca de casa. Bueno, más que caminar fue un parar de árbol en árbol porque todo está así

P5080009

P5080010

No son sólo los colores más obvios. Verdes

P5080023

y marrones se disputan el terreno,

P5080054

lo mismo que los diferentes tipos de cerezos

P5080028

que entre marrones y blancos dibujan intocables mosaicos

P5080059

P5080060

Difícil prescindir de blancos

P5080065

P5080069

o amarillos

P5080071

Azules, rojos, naranjas...

P5080037

P5080040

P5080049

todo está muy vivo

P5080046

11 comments:

Irreverens said...

¡Menuda explosión de colores!
:D

Recuerdo cuando todo estaba en blanco y escala de grises...

No me extraña nada que se te pasen los días sin verlos.
:)

Besotes

Rafael said...

Es una maravilla tener tanto color rodeándonos. También a mí me llega mucho la contemplación de un árbol. Las imágenes de los cerezos en flor trae alegría. En relación con esto recuerdo una escena de la película "El último samurai" en la que el jefe de los samurais casi tiene una experiencia mística viendo un cerezo en flor mientras pasea hablando con Tom Cruise. Al lado de mi casa hay un arriate de la urbanización en la que he sembrado algunos rosales. El próximo año, entre los huecos que tengo voy a sembrar algunos grupos de tulipanes y cuando éstos estén ya marchitos quiero colocar algunos pensamientos por aquí y por allá. Gracias Raquel por despertar nuestra atención a tanta explosión de color.

Fernando Santos (Chana) said...

Olá Raquel, belas cores da Naturesa....Espectacular....
Beijos

dintel said...

Tengo ganas de tener tiempo.

Elèna Casero said...

¡He vuelto!
qué maravilla de colores, no me extraña que te detuvieras en todos los árboles. Yo haría lo mismo en tu lugar.

Besos

Allek said...

que tal!! despues de un tiempo he regresado...
un abrazo..

Juan Luis said...

Que bonito paseo, Raquel. Colombia está en mi lista, pero ya no creo que llegue. ¡Y como cambia el mundo en Madison, si parece otro lugar! A veces pues, el paisaje sonríe. (Otras no).

leo said...

Todo está vivísimo y llenísimo de belleza. Cada vez me gusta menos la ciudad. Envidio poder salir a dar un paseo y encontrarme con eso que tú ves.
Al menos tengo tus fotos...
Besos envidiosos, hoy. ;-)

Raquel said...

Irreverens,
lo que me asombra es la rapidez con la que todo esto ocurre. Y es tal y como dices, pasar de la desnudez, el blanco y gris a esta explosión de color y fertilidad.
Besotes

Rafael,
recuerdo esa escena, sí; la tengo muy presente porque a mí también me gustó mucho esa imagen y el momento.
Eres un buen jardinero. Tulipanes y pensamientos, sí. Bonito.


Fernando,
gracias.

Dintel,
yo al fin tengo un poco más, aunque no te creas, es como tener un breve respiro y al segundo día, continuar con lo anterior o empezar con otra cosas nueva que estaba pendiente. Tal vez sea mejor así pero apetece tener tiempo.

Elèna,
ya era hora de que nos tocara un poco de color. Ha sido un invierno largo y frío.
Un abrazo grande

Allek,
gusto tenerte de nuevo por aquí.

Juan Luis,
exactamente, parece otro lugar. Siempre me pierdo (te perdías) lo mejor de Madison, su verano. Habría que cambiar el calendario y desaparecer que aquí durante todo el invierno.

Leo,
sé cómo te gustaría vivir más cerca de la naturaleza y de espacios verdes. Reinventemos las ciudades.
Te mando un buen pedazo de todo esto ahora que está tan vivo y florecido.
Besos

Magda said...

Una belleza de colores
Un beso

Raquel said...

Hola Magda,
últimamente no me llegan los comentarios a mi correo electrónico y me despisto sin comentar.
¿Estás bien?
Besos