Monday, January 25, 2010

Estoy aquí

Muy escasos han sido los días de sol en estas dos últimas semanas. Cuando los días entrelazan sus brazos grises y sus contornos pálidos, sabes que es enero en Madison.
Los pequeños juegos de las miniaturas del frío te ayudan a recordar que el juego también forma parte de tu vida

P1250002

y que la luz, aunque vital, no es la que decide tu pena o tu alegría.

P1250006

9 comments:

Irreverens said...

Cierto. Tu pena o tu alegría, la decides tú y nadie más.
:)

¡Qué olita tan encantadora!

dintel said...

No creo que una misma decida ni su alegría ni su pena. Es algo que pasa.

José Núñez de Cela said...

... la verdad es que la luz ayuda...
y por tus hermosas fotografías, sabes y puedes rescatarla.

Viking said...

La vida, un juego de azar...
Imágenes refrescantes para el calor que hace aqui!
Saludos

leo said...

Yo tampoco creo que sea la luz quien decida.
Me encanta ese hielo azul.

Minombresabeahierba said...

que bello pajaro en hielo!
besotes

Charm said...

La vida interior de cada uno, tiene sus propias estaciones y ciclos. Cierto.

Saludos.)

Raquel said...

Irre,
ay! que llevamos una semana sin ver el sol y no sabes cómo se echa de menos.

Dintel,
¿tu crees? Hay mucho que depende de circunstancias ajenas pero como Irre, creo que nosotros decidimos mucho nuestras tristezas o alegrías.

José,
aunque haga más frío en días claros, creo que los prefieron. El cielo cubierto llega a agotarme.
Un abrazo

Viking,
y nosotros al tanto y alertas para encontrarle el pulso.
Creo que debería irme al cono sur durante el invierno del norte.

Leo,
ese azul, ¿verdad?

Mnsah,
eso es lo que vi y no me pude resitir a él.
Besotes

Charm,
y creo que son unas cuantas.
Un abrazo

Fernando said...

Hágase la luz, entonces.
Jugando a ser Dios, es que algunos no tenemos remedio :D
Un abrazo.