jueves, marzo 15, 2012

En esta orilla

La transición hubiera sido más difícil si hubiéramos llegado al frío y al invierno. Pero llegamos a una primavera espectacular (hoy han sido 23ºC) y al cambio de relojes que añade luz de día. Es maravillosamente extraño sentir el calor y ver la desnudez de los árboles, robarle delirios al tiempo y recorrer sus hilos prohibidos.
El mar en sus atardeceres no se ve desde esta orilla pero es más fácil escucharlo e imaginarlo con la primavera de estos días

IMG_4342

9 comentarios:

Tesa dijo...

Raquel, sabes mostrarnso el alma de los paisajes. Me encanta esta foto.

Voy a viajar un poco por tu blog, que ando muy atrasada.

Un beso,

Laura.M dijo...

Bendita primavera con su luz y sus colores. Que maravilla...ese reflejo del sol en el agua.
Un beso.

Anónimo dijo...

También pasa estos días lo mismo aquí, una primavera adelantada, así que estamos aprovechando al máximo estar muchas horas por fin fuera.
Como casi siempre, me llevo una foto, la de la flor en el agua entre esas rejas, preciosa.
Besos

dintel dijo...

Pero qué fotos... son una pasada... no sé cuál me gusta más... de los otros post, me refiero también.

Irreverens dijo...

¡Oh, qué maravilla de foto, Raquel!
:D

Me ha recordado algún tipo de obra de cobre envejecida... ¡qué cosas tiene el cerebro...!
:)

Raquel dijo...

Tesa,
me encanta cuando viajas por mi blog. Eres una buena viajera y saber ver y mirar muy bien.

Laura,
la foto está sin retocar. ¡Qué sensación el agua con esa luz!, ¿verdad?

Mita,
pobre florecilla a flote en el agua donde también viven ranas. Fue en Didim. ¡Qué de recuerdos! Parece que fue hace mucho pero en realidad, hace poco más de una semana.
Un beso

Irre,
pues es que justo es ese color. Los instantes de la naturaleza y de nuestro cerebro con sus conexiones.

(Qué bonito lo de tu carrera. Eso me dice que sigues manteniéndote en forma. Genial!)

Irreverens dijo...

¡Síííí! Estoy muy contenta con mi cuerpecillo cuarentañero, la verdad.
:)
Gracias, hermosa.

Tawaki dijo...

Espléndida foto en la que podemos adivinar los colores del atardecer. Me encanta el mar y lo echo muchísimo de menos.

Raquel dijo...

Tawaki,
a mi también me encanta el mar. Estar cerca de él me llena. Ese atardecer fue hermoso.