Wednesday, September 17, 2008

Tarde para la mariposa

Muchos calendarios aquí colocan el domingo como primer día de la semana. El sábado aparece al final de esa fila de siete. ¿La razón? No sé.

Los días vienen definidos por muchas cosas, por las personas a las que vemos, el trabajo, las clases, los quehaceres. No muchos días son iguales, aunque las cosas en ellos se repitan una y otra vez. Ni ellos se dejan ni nosotros los queremos sin que algo les mueva. Puede que sean pequeñas y mínimas las cosas que les dan vida, pero es justo eso, el darles vida, los que las hace maravillosas.

Como mis semanas parecen estar empezando más en domingo que en lunes, es en miércoles cuando es muy conveniente que pequeñas gotitas le den cierto color o sabor al día. Hoy es fácil encontrarlo.

Me gustaría que estuvieras aquí, ir juntas por ese camino de bicicletas que lleva hasta el centro. Es como una terapia particular, como cuando caminas por la playa y algo exterior parece moverte, o cuando sales a los montes y el camino casi te dice el siguiente paso que tienes que dar. Sólo hay que dejarse ir y perderse en los olores, el verde, los sonidos, el aire y todas las invisibilidades que los días de sol y veinte grados a mediados de septiembre traen.

No te imaginas la cantidad de gente que utiliza ese bike path, a todas las horas del día

Aunque la veas vacía, en realidad no es así

Verdes y amarillos te rodean, algún rojo, y espigas abriéndose para tranformarse en plata cuando el sol matiza su espalda. Pero son estas flores amarillas las reinas del lugar en estos días

Un gusto verlas en la vereda o pararse a mirarlas de cerca, rozar su talle

Hoy, de regreso, paro un momento en ese recodo en el que otras veces me he detenido. Quería volver a ver unas flores que jugaron con un atardecer de la primavera

pero no las encontré. ¡Qué tonta!, me dije ¿Cómo van a estar las flores después de casi cuatro meses? Pero ahí estaba la belleza del momento y del rincón florecido y entretenido con otras flores y caprichos, con otros pequeños tesoros

Me quedé junto a ella un buen rato. Me asombró encontrarla y que no me escuchara, que no sintiera que la cámara estaba ahí,

muy cerca

La flor era su talismán,

su único destino

La atracción era tal que nada más importaba, como esas pequeñas cosas que dan vida


Pero... ¿No es un poco tarde para que la mariposa viva flores de otoño?
Tampoco puedo responder a eso, pero ahí está la mariposa

16 comments:

JESUS y ENCARNA said...

pero que bonito recorrido... seguro que la mariposa sabe lo que hace y aprovecha el poquito tiempo que le queda. sabes? este verano, en el Pirineo, tuve una mariposa más de una hora posada encima de mi, de mis dedos, de mis piernas, de mis hombros... fue genial, aunque aún me pregunto que le atraía de mi.
Besicos
Encarna

Rafael said...

¡Ah Raquel, tus posts exhalan siempre un soplo de vida y de paz! Saludos.
P.D. ¿Estas mariposas es de las que emigran larguísimas distancias?

amor es libertad said...

el domingo fue siempre el primer día de la semana y el sábado el último

al fijarse la fiesta en el día de la resurrección de cristo, "el primer día de la semana" según el evangelio, la inercia hizo que se juntaran el descanso del sábado (el séptimo día: "dios descansó") y la fiesta del domingo, con lo que tendió a asimilarse con el fin de la semana de trabajo

por eso hoy la semana civil empieza el lunes

un beso

elita said...

Esos pequeños matices son los que nos hacen sentir vivos muchas veces. A mí me ayudan en esas tardes en las que llego a casa y sólo tengo ganas de escapar de la rutina.
Besitos, ¡espero que puedas disfrutar de esos colores por algún tiempo más!

Irreverens said...

Será una mariposa tardía (o rezagada), digo yo.
:)

Besos, hermosa.

Raquel said...

Encarna,
justo este año, en el verano, estábamos recordando la cantidad de mariposas que veíamos antes (cuando éramos pequeñas) y cómo ahora ya no. Umm... será que hay que ir al Pirineo. Qué cosa lo de las atracciones, ¿no?
Besos

Rafael,
parece una mariposa monarca pero no estoy muy segura. Lo extraño es que no había más. Estaba ella solita.
Abrazo grande

Amor,
Curioso. No tenía ni idea
Un beso

Elita,
parece que toda la semana va a ser así. Genial. Poder moverse en bicicleta es una gozada.

Irreverens,
tal vez Banderas nos saque de las dudas, que él suele saber de esas cosas.
Besotes para ti también, mariposilla

geminisdespechada said...

Hay muchos judíos? se supone que el sábado es el día de descanso - sabbath - y creo que para los musulmanes también? pero no estoy segura..

sallopilig ref said...

Precioso post. Preciosas fotos. Co ver una de ellas colgada, es suficiente. En los detalles más diminutos, hay cosas muy grandes para ver. Saludos.

Disfrútalo, mientras esté.

Mita said...

Raquel...me puedo quedar con la foto de las margaritas amarillas para mi blog?
Aquí está todo preciosisimo todavía.
Besote

Raquel said...

Geminisdespechada,
sí, hay bastantes judíos, aunque no tantos como protestantes. Ya iré preguntando.
Besos

Sallopilig ref,
tienes razón, mucho en lo más pequeño.
Gracias por comentar.
Un saludo

Mita,
claro que sí, quédatela.
Uf! Estamos con unos buenos días... ayer no pude hacer fotos pero me dió mucha pena. Estuvimos tocando en un lugar pequeño, a una hora y media de Madison. Fuimos por carreteras rurales y era una maravilla ver los campos, el maíz tan maduro ya, la soja, las granjas... Tonalidades riquísimas de verde todavía muy fresco, el que se confunde con la primavera...
Besotes

dintel said...

Porque es mejor empezar una semana con un día de fiesta que acabarla. ;)

Raquel said...

Pues mira tú que va a ser que sí. Buenísima razón.

banderas said...

En efecto, querida Raquel, en cuanto vi la mariposa supe que ibas a pensar en mi. A esa especie de mariposa le dediqué una entrada en mi blog hace algunos meses porque me parecieron uno de esos extraños fenómenos de la naturaleza que nos sorprende por su fuerza y sus misterios que apenas entendemos.

Se trata de una mariposa monarca, y te dejo aquí el enlace con mi post sobre este milagro de un gramo de peso.

http://desdelaquintaplanta.blogspot.com/2008/05/una-de-migraciones-y-de-actuar-en.html

Sigo aquí... más o menos.

Biquiños ;-)

banderas said...

Por cierto, revisando tu comentario en mi post ví que habías estado en Michoacan en 2003, pero ya veo que reconocer a estos "bichos" no es lo tuyo... o al menos no te esperabas una monarca en tu tierra.

Biquiños ;-)

ISOBEL said...

que preciosidad, existen de verdad?, gracias por tus fotos, eres como mi pequeña ninfa, besos

Raquel said...

Banderas,
no, es que no me la esperaba. Me acuerdé mucho de tu post y por eso hice ese comentario.
Gracias. Ya sabía yo que tú ibas a poner el punto sobre las íes ;-)

Isobel,
claro que existen, ahí está la prueba. Y curioso verla ahí porque este verano apenas si las había visto.
Un beso musa de colores.