Wednesday, September 10, 2008

Un momento

Se agradece más el sol después de días de lluvia. Se siente como rebozo de seda y recibirlo, la única necesidad. Dejarse empapar y moverse en su abrazo... Sí, como caminar junto al agua y dejarse mecer en el momento.
Es un momento junto al lago, un desvío, robarle un algo a las prisas, vaciarse, aligerar la carga.
Me acerco

y la serenidad me calma, el ritmo detenido. Hay mucha placidez, una tranquilidad que todo

y a todos inunda

Pero es la calma lo que me calma,

los pequeños botes detenidos,

los colores almidonados

y la pausa de los otros

detenidos también en su propia interioridad,

juegos o conversaciones


Mires a donde mires, esa calma, ese algo callado. La sonrisa de quien pasa.

Todo le pertenece al momento. Sea lo que sea, es lo que tiene que ser.

Un poco más allá, la claridad del cielo respeta la solidez del edificio. La piedra también recoge la verdad del día y seguro en sus líneas

hasta parece que se deja llevar

como la espiga antes de que la luz se esconda y que en su ligereza sea agua, aire, luz, vegetal y piedra

17 comments:

dintel said...

Me han encantado las sillitas esas de colores, qué chulas.

Irreverens said...

¿La gente de Madison está siempre así de tranquila y relajada o es por tu forma de mirar que las percibimos así?

Besotes

Fini said...

Me gustó tu relato... transmite paz y tranquilidad. Saludos

JESUS y ENCARNA said...

Tus breves letras y tus fotos... Me encantan
Besicos
Encarna

Juanfran said...

Sí que es cierto, como dice Irreverens, que las fotos (bellas) transmiten tranquilidad, quizá también es la mirada de la fotógrafa ;-)

¿navegáis por los lagos?

Besos

ISOBEL said...

cada día me gustan mas tus paseos, besitos

Magda said...

Un placer pasear contigo, logras transmitir perfectamente eso que reflejas.....
La última foto bellisima

Raquel said...

Dintel,
todas son así en la terraza, desde hace no sé cuánto. Bastante únicas. Hasta han hecho una grandísima y la han colocado debajo de un árbol. A ver si puedo hacerle una foto en algún momento.

Irreverens,
no siempre. Eran las 3 de la tarde y con el buen día, la gente sale a leer y estudiar ahí junto al lago. Creo que el espacio hace sentir todo más ordenado y tranquilo. Igual, creo que la gente es un poco más tranquila o más comedida.
Besotes

Fini,
caminas o te quedas ahí quieta y escuchas el leve movimiento del agua, los pasos ordenados de los que caminan... Un paréntesis en el día.
Un abrazo

Encarna,
gracias.
Un besote

Juanfran,
ando con tanto que hacer que estar en sitios así me tranquiliza por completo. Lugar y mirada, tal vez la dos.
Sí, aunque los botes nunca son muy grandes. La próxima vez que vengas (en primavera, por favor) salimos en bote. Te va a gustar.
Besotes

Isobel,
como tus pinturas, que son una gozada.
Besos

Elèna Casero said...

A mí el nombre Madison ya me produce tranquilidad, no sé por qué. Y tus comentarios, también.

En efecto, la última foto es hermosa: relaja

Un beso

geminisdespechada said...

y el otro día decías que tenía que ir yo por allí? pues lo primero que he pensado al ver el lago es en lanzarme en bomba al agua y asustar al pato XD

banderas said...

Algo de esa paz necesité yo hoy... pero no hubo forma. Ya te enterarás de por qué digo eso... y es que no aprendo... y cada día me ahogo un poco más a mi mismo.

Esta entrada me recuerda mi estancia en Alemania esa tranquilidad, ese reposo... casi se palpa el silencio.

Bicos ;-() estresados

leo said...

Qué paz, raquel. Qué bonito comienzo de otoño, final de verano.
Besoss.

Raquel said...

Elèna,
¿cuándo vienes?

geminisdespechada,
pero mira a ver, que el agua está un poco fría... Bueno, pero ya sé que tú te atreves. Ahora, ¿te gustaría caminarlo en el invierno cuando está completamente helado?

Banderas,
ay ay ay... anda, trata de no darle muchas vueltas a las cosas porque al final parece que es uno mismo el que pierde...
Ahora mismo estoy escuchando a esas chicharras que parecen cantar más fuerte cuando hace calor y humedad. Más allá, silencio.

leo,
sí, ya casi otoño. Aunque se ve todo muy verde, no te creas, que ya los árboles empezaron a cambiar.


Besos para tod@s y gracias por andar en este navío conmigo.

Espectadora said...

Como siempre, entrar aquí me relaja. Me encantan tus paseos hacia la serenidad, son muy gratificantes.
Besicos Raquel.

Mariano Zurdo said...

Desde luego has transmitido tranquilidad, tanto con las fotos como los textos.
Aquí también ha salido el sol, pero acompañado de fresquito.
Besitos/azos.

geminisdespechada said...

sí, sí, yo quiero andar encima del hielo!! aunque no se romperá verdad? igual me da más miedo que el agua fria..

Raquel said...

Espectadora,
besicos para ti también, espectadora. ¿Y qué me dices de tus paseos?

Mariano,
me cuentan de las lluvias en Madrid y del fresquito. Llega tu estación favorita.

Geminisdespechada,
no se rompe, no. Hasta los pescadores se sientan en él, hacen un agujero y se pasan las horas muertas pescando. ¿Te imaginas?