Thursday, October 22, 2009

Así, Nadja Salerno-Sonnenberg

Así ha sido el día

PA220001

No importa. Nadja Salerno-Sonnenberg está dando una clase magistral y es mejor estar adentro para escucharla. Debe haber mil páginas web que hablen de ella. Lleva tanto tiempo dando conciertos como solitas por el mundo y tiene tantas grabaciones que... Sí, así es.
Llega tarde, con paso decisivo y toda su fuerza por delante. Se ve tal y como la veo en las portadas de los CDs

PA220005

Tres estudiantes, tres movimientos de conciertos, tres estilos de ejecución totalmente distintos. Les escuchamos. Paul comienza con Prokofiev, el 2º movimiento del primer concierto. Nadja trabaja con él tempo, pasajes con algún cambio de posición difícil, buscar el fraseo, la dirección de la música. Luego Benjamin toca el 1º de Mendelssonh, muy musical y afinado, dulce el sonido. Para él el trabajo se centra en esperar, crear el espacio, sentirse bien tocando en cualquier parte del arco, confiar, elegir lo que quiere y ejecutarlo. Por último, Eleanore toca el 2º movimiento de Barber y el comienzo del 3º. Un sonido distinto, inesperado, lleno de una personalidad interior. Es la primera vez que Nadja dice "muy bien", que dialoga más que preguntar o que dice vayamos a este pasaje. Por irónico que parezca, lo único que sugiere son dos cambios de arcos para llegar a la cadencia con más facilidad

PA220017

No es mucho el tiempo que tiene con cada uno pero el suficiente para abrir una rendija y ayudar a mirar la música de otra manera. Mucho de lo que dice no es nuevo y sin embargo, su forma de decirlo y trabajarlo te lleva, te mueve. Apasionada.

PA220014

Por un momento pienso que en cierto sentido, es lo básico lo que siempre se sigue enseñando, aunque de manera gradualmente más refinada y profunda. Mientras lo enseñan, alguien como Nadja lo lleva a otro nivel con una naturalidad aplastante. No se conforma.
Muchos de los músicos que conozco tampoco se conforman, siguen buscando ese algo más que nunca llega a ser el final sino el inicio de una nueva búsqueda.

PA220022

Volviendo a casa todavía seguía pensando en quienes siguen enriqueciendo sus vidas de una forma u otra, lo cual considero una fortuna.

Por la noche volví a escuchar a Nadja tocando las Cuatro Estaciones Porteñas de Piazzolla con Madison Symphony. Su fuerza y liderazgo realmente llaman la atención. Apasionada. Te mueve

5 comments:

Irreverens said...

Cuando trabajaba para la orquesta, y a pesar de no ser yo músico, me encantaba escuchar las explicaciones de los directores y los profesores invitados (algunos de ellos, auténticas celebridades).
:)

Te da la sensación de que ellos ven la música desde dentro... es hermoso.

Por cierto, he buscado Las Cuatro estaciones porteñas y las estoy escuchando mientras escribo esto. ¡Me gustan!

Gracias y besotes

Mariluz Arregui said...

Qué bien entiendo todo lo que cuentas, es una delicia.
Ya no estoy en el mundo musical, pero forma parte de mí,
y disfruto leyendo cosas como éstas, porque de alguna manera sé que continúan, y me encanta ver cómo las disfrutas.

Un besazo, Raquel,

isobel said...

gracias por compartir, besos

Raquel said...

Irreverens,
a mí también me gustan esas cuatro estaciones. Aprender banoneón está en la lista de las cosas que hacer en mi segunda vida.
Un besote

Mariluz,
sí, este tipo de cosas continúan. Ayer, en ese pequeño auditorio recordaba a quien fuera mi profe de violín. Teníamos master classes los jueves a la 1, como ayer. Todo y nada ha cambiado desde entonces.
Besazo también para ti.

Isobel,
un gusto.
Besos

dintel said...

:)