Friday, October 23, 2009

Despojándose

Entre el sol y los 20 grados de antes de ayer, y la lluvia y los 10 grados de ayer y de hoy, todo ha cambiado de color. Pensé que el amarillo con la luz del sol era intenso pero hoy, con la lluvia, encuentro otra intensidad en ese profundo derramarse

PA220026

Es otoño, no hay duda

PA220028

PA220030

Místico e íntimo tal vez. Galicia. El noroeste estadounidense. Otros lugares en los que la lluvia sea invitado habitual. ¡Cómo no va a influir el tiempo en el caracter y en la forma de ser y de hacer de las personas!

PA220033

PA220047

Una conversación callada y un te caliente, por favor,

PA220050

dulces con olor a naranja, canela y anís,

PA220051

PA220052

y un pasadizo secreto para recorrer lo mejor de cada estación

PA220054

PA220056

9 comments:

marta said...

Me pido otro té, pero sin anís please. ¡Empecemos a abrigarnos!

Alegría said...

¡Guau! Explosión de tonalidades... Me encantan esos momentos de la tarde, con una buena conversación, discurriendo libremente, y el sabor humeante, de una taza de buen café... Yo pido café, aunque probaría ese té, con canela, naranja y anís, que me encantan...

Un beso.

leo said...

Yo también me apunto a ese té calentito.
Yo creo que tienes toda la razón en la influencia del clima en el carácter. ¿Crees que influirá también el paisaje, que con toda esa belleza uno se puede volver más bello por dentro?
Besos.

Irreverens said...

Coincido con vosotras en que el clima influye en el carácter. Y opino que la belleza del paisaje también.
:)

¡Me apunto al té! Pero el mío con limón, porfa.

Besotes

Tawaki said...

Qué suerte tienes de tener tantos árboles cerca. A mí me gusta pasear después de la lluvia, aspirar el aroma y verlo todo tan limpio.

Abrazos.

Raquel said...

Mara,
claro que sí, el té sin anís.

Alegría,
chocolate oscuro con sabor a naranja y un café!!!

Leo,
no sé cómo sería eso de no dejarse influir por la luz o la oscuriad, el frío o el calor.
Besos

Irreverens,
y la belleza, sí.
Me acuerdo, con limón para ti.
Y un besote

Tawaki,
ahora llegan los olores de otoño, en días húmedos y en los secos, eso me gusta mucho.

dintel said...

Quiero otoño en Barcelonaaaaa, que no acaba de llegar.

Raquel said...

Dintel,
va a llegar cuando menos te lo pienses, vas a ver.

Fernando said...

Hace sólo unos pocos años que he empezado a apreciar e incluso a amar el otoño. Pero, si no lo hubiera hecho, éste sería el momento de empezar.
Yo, café muy calentito entre tanto color.