Monday, January 17, 2011

Para comenzar la semana

Al lado de casa hay un campo de golf que en cada estación parece servir un propósito. Es conveniente tenerlo al lado, no porque juegue al golf sino porque en esta época se convierte en un buen lugar para esquiar campo a través

P1160001

Además, a menudo está vacío. Incluso en domingo, no son muchos los que alisan las pistas

P1160014

P1160015

Esto fue ayer. Hay que aprovechar los ratos y días de sol porque enero los escasea. Viviendo en este norte, aunque quieras ignorar el clima y vivir como si lluvia o nieve no intervinieran en el día a día, es imposible.
Así que hoy, para comenzar la semana, voy a reinventar la luz y utilizar un poco de la luminosidad de ayer con la nieve y su propio jardín de invierno

P1160032

P1160038

P1160031

12 comments:

Belén said...

Ya entiendo porque estás tan guapa, el frío te ayuda, ¿verdad?

Besicos

Raquel said...

Ja, ja, ja... debe ser, como sardina en conserva. O tal vez sea por esos contrastes de temperatura que a los nórdicos les encanta, sí lo de sauna ardiendo y una chapuzadita en aguas gélidas. Brrrr

Peter Pan said...

Viendo esa luminosidad, cualquiera diría lo de los días de grises y de lluvia... De cualquier manera aprovecha esa maravilla de pistas improvisadas.
Besos

Minombresabeahierba said...

Usted reinventa la luz, pues la lleva dentro adonde va.

Besotes mil

Elèna Casero said...

¡madre mía¡ vaya paisajes.

Yo, como Belén, entiendo ahora porque estás tan guapa.


Besicos

Caperucita said...

Supongo que estarás cansada, año tras año, de ese frío. Pero las fotos son fantásticas, un año tengo que ir a probar el esquí de fondo.
Besitos desde la gris Salamanca, donde hay niebla cuando no llueve.

Raquel said...

Peter,
pues parece que vamos uno sí y otro no. Y no te imaginas cómo se agradecen los de mucho sol.
¿Ya levantó la niebla?

Minombre,
y algo así me convierte en globo inflado. ¿¡Qué tal!? eh?
Mil besos de vuelta

Elèna,
bonitos, pero ya, que pronto deje de nevar y hacer frío, por favor...

Caperucita,
te (os) estamos esperando, ya lo sabes.
Y qué bonita tu ciudad envuelta en niebla.
Un besote

Tawaki said...

Me encantan este tipo de días.

Cecilia Alameda Sol said...

No imagino cómo es ver la nieve día tras día. Y menos este año, con primavera en enero.

Irreverens said...

Ooooooooooooh!!! SUPERB!!!
:D

Raquel said...

Tawaki,
un paréntesis en lo cotidiano. Tal vez por eso se sientan especiales, ¿no?

Cecilia,
creo que es debe ser como vivir en un sitio muy verde, o muy gris. Te acostumbras. El cuerpo aprende a tolerar mejor el frío o aprende a defenderse de él, y estás contento cuando nieva y al poco no hace demasiado frío para que las aceras o las calles no se conviertan en pista de patinaje.

Irreverens,
¿te apuntas? Bueno, quita, quita, que luego seguro que se te antoja hacer down hill y ahí sí que estoy perdida.

dintel said...

Me encantaria esquiar por ahí... o ir con raquetas.