jueves, enero 13, 2011

Receta

Me detengo al mirar la cuerda tendida por encima del sol que tanto se esconde. La camino un momento con pies de plomo y esa lentitud contrasta con la cadencia deshilachada y vertiginosa de estos días

IMG_8506

Tal vez sea esa carrera de los primeros días la misma de siempre. Las incidencias probablemente también. Pero cada bocanada de aire, distinta: perla de susurros con guarnición de energía renovable.

8 comentarios:

leo dijo...

Ays, me pone morriñosa ese sol escondido.
Energía renovable...

dintel dijo...

Bien, me apunto la receta, seguro que la pongo en práctica.

Minombresabeahierba dijo...

Cuando uno hace un viaje largo, y más en avión, el cuerpo llega antes..y el alma después.

Su alma está llegando.
Espérela con buen vino.

Besotes mil

Anónimo dijo...

La vida es lo que es y sus colores, compuesta de muchos y diversos momentos que deja en nosotros diferentes estados de ánimo. Lo bueno es contar siempre con alguien con quien compartir lo bueno y también lo dificultoso….Y tu cuentas con un muyyy…. y muchos. Un abrazo.
J.m y Margarita

Mita dijo...

Qué bonito cielo, Raquel!
Ayer y hoy hemos tenido aquí más de diez grados, y un sol fortísimo y reluciente. Está todo precioso
Besos

Belén dijo...

Zaragoza está llena de niebla, y eso como tu dices, que no se les ve el sol...

Besicos

Raquel dijo...

Leo,
hay que inventarla porque yo creo que entre nieblas y nublados...

Dintel,
vale, luego me dices el resultado.

Minombre,
yo creo que mi alma ya ha tenido tiempo de llegar aquí. Le he dado una semana. ¿Usted cree que ya llegó?

J.M. y Margarita,
la verdad es que sí. También vosotros. Estamos cerca de vosotros también. Mil gracias.
Muchos besos.

Mita,
quién nos manda a nosotros vivir en estos climas...

Belén,
y parece que no solamente Zaragoza. ¿Vas caminando por la calle con tu abanico para irla asustando y poder ver por dónde caminas?

Minombresabeahierba dijo...

Si, suele llegar entre cinco días a una semana.

Besis