miércoles, septiembre 07, 2011

Una parada

Madison. Otros verdes, otros lagos. El verano termina y el otoño ya se anuncia. A pesar de los 14ºC, se puede pedalear. Es la manera de reconvertir el frío. Sólo me paro en la subida para sacar una foto de los botes en el lago

IMG_0181

Todavía están afuera y eso significa que el invierno todavía no llega. Nos hace falta el otoño, sí, pero todo a su debido tiempo.

6 comentarios:

Irreverens dijo...

Por aquí también empiezan a otoñear algunos árboles. Y la luz se dora poquito a poco. Me encanta la luz de finales de verano-principios de otoño. En breve, en mi pequeño hábitat las puestas de sol empezarán a ser espectaculares.
:)

Besotes

Elèna Casero dijo...

Pues en Valencia no llega el otoño ni a empujones. Hace un calor de tres pares de narices.
Pero es refrescante la fotografía

Un abrazo

Belén dijo...

Oye, disfruta del verano de Madison, ea!!

Besicos

Viking dijo...

Con frío o calor, todas las imágenes son hermosas
Saludos

Raquel dijo...

Irreverens,
además, el otoño es tu estación favorita.

Elèna,
ya pronto cambiará. Madison está precioso ahora. Ojalá que duren estos días sin frío, con luz, con brisa.

Belén,
al menos un poquito, ¿no?

Viking,
gracias, hermosa. Ya estás saliendo del invierno de allá y tu blog se vistió de flores.

caperucita roja dijo...

Dentro de nada veremos las calabazas. No quiero que se acaben las vacaciones¡¡¡¡¡¡¡