Wednesday, March 26, 2008

En dos días

Tomo el día como viene, con esa luz brillantísima de las 3 de la tarde. No puedo evitar el mirar ese cielo clarísimo y el contraste con la piedra de Pres House, una iglesia presbiteriana junto a la que paso muchas veces

Llevo mucho tiempo en Madison y he visto cómo se ha ido transformando la geografía de la ciudad. En los últimos cinco o seis años, especialmente en el centro, la construcción de bloques de apartamentos y condominios ha sido todo un boom. Ahora le está llegando el turno a la zona por donde me suelo mover en el campus y esos bloques ya comenzaron a surgir.
Me da un poco de pena haber perdido la sensación de los espacios más abiertos que los edificios bajos dejan. Me imagino que, como con todo, alguien se debe beneficiar de todos esos proyectos: los alquileres suben y el comprar un apartamento en el centro empieza a ser más que prohibitivo.

Al decir esto me doy cuenta de que es la misma historia en muchos otros lugares del mundo: el juego de la especulación, la ganancia económica primero y las personas después.

Al menos en algunas construcciones han tratado de buscar paralelismos y mantener cierta coherencia


En realidad, lo único que iba a decir era que tomaba el día como venía, con esa luz brillantísima de las 3 de la tarde y que un poco más tarde, también lo recogía como me lo daban, sostenido en calma

y con un revivir en dos días

6 comments:

Irreverens said...

Lo más triste de este sistema especulativo es que también haya calado en Oriente (no sé por qué pero yo tenía a los asiáticos por personas sensatas y con unos valores humanos más saludables que los nuestros, por aquello de que veneran a los ancianos, meditan, miman la naturaleza...)
:(

En fin, como tú misma dices, me quedo con esta nueva luz, que promete flores y vida por doquier.
:)

Besos

Rafael said...

Sí Raquel, es lo mismo por todos lados. A veces me quedo perplejo de cómo un arquitecto, con la formación que ha adquirido, se limita a hacer un bloque sin ningún tipo de inspiración en un lugar céntrico. Claro, para qué pensar un poco cuando hay tanto trabajo esperando; ellos a lo suyo, a ganar dinero junto a los constructores. ¿Pero qué hacen los poderes públicos? Podrían imponer al menos ciertos criterios estéticos, como en el caso de la foto que muestras.

winfried said...

Supply and demand, mientras mas demanda mas suben los precios.

Aunque han bajado un poco los precios pero hay mucho real estate que esta por las nubes, y eso sin contar el property tax que hay que pagar cada año

delitosliricos said...

La casa no se limita a lo de dentro ni a lo de fuera...
Para mi que eso es el principio del arte...bueno..quizás esté delirando un poquito...(será la falta de sueño)
Saludosss

leo said...

Peazo entrada, Raquel. En todos los sentidos.
Qué triste que pasen las mismas cositas malas en todas partes. Qué vulgarcitos somos...
Un besote enorme.

Raquel said...

Irreverens,
sí; algo te debe estar rondando por la cabeza cuando mencionas el Oriente, ¿qué será?
Un besote

Rafael,
y es como que todo se desborda y cada vez tenemos menos control sobre muchas cosas.
Un abrazo

Winfried,
la locura de los impuestos en este país. Si al menos fueran para pagar el seguros médicos...

delitosliricos,
claro, eso por descontado. No deliras, no.
Saludos para ti también

leo,
difícil escapar a todo lo que la sociedad crea y que no nos gusta.
Un besote grande