Friday, March 21, 2008

Los días de marzo

En marzo hay unos cuantos días especiales: el día 8 fue el día internacional de la mujer, el 22 el día internacional del agua. Hoy, aparte de comenzar la primavera, es el día mundial para que desaparezca la discriminación racial y el día internacional de la poesía.

Ojalá fueran días en los que se pudiera festejar la plenitud y libertad de lo celebrado, pero no es así. Las mujeres siguen careciendo de igualdad y libertades (por decir lo mínimo), el agua se nos agota, la discriminación racial es una realidad que muchos viven cada día y la poesía... no sé qué pasa con la poesía, tal vez ella sí sea una verdadera celebración más que una reflexión y una búsqueda de concienciación para su mimo y cuidado.

8 comments:

banderas said...

Tú ya sabes que yo celebro algo... la vida que sigo viviendo. Gracias por acordarte. Además, me gusta la primavera y todos los cambios que ella supone.

No me gusta saber que también se celebra el "Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial" (precisamente porque es en memoria de la matanza de Sharpeville en Sudafrica) pero sí saber que es el aniversario del nacimiento de músicos como J.S. Bach (uno de mis favoritos) y Modest Musorgski (tampoco era malo)... no hay mal que cien años dure (o eso dicen). Piensa en positivo,Raquel.

Bicos ;-)

Raquel said...

Me gustan los cumpleaños porque es una forma más de celebrar la vida y darnos cuenta de la fortuna de sentirla y vivirla como queremos (o casi). Más que nada es que somos dueños de mucho de lo que hacemos, podemos elegir, podemos sonreir.

Pienso en positivo pero es bueno que me lo recuerdes. A pesar de que están ahí todas esas cosas que necesitan arreglo, creo que hay esperanza y nunca la pierdo de vista.

Y sí, nada mal compartir cumpleaños con Bach, Mussorgsky y A. Grumiaux, un violinista belga que me gusta mucho.
Un abrazo grande

leo said...

Suelo enterarme tarde de esos días de celebración, pero bueno: si el propósito es concienciar, más vale tarde que nunca. El tema del agua es angustioso. Bueno, y el de las mujeres, y...
Un beso.

Dédalus said...

Eres tan prolífica que, cada vez que me acerco a tu casa, me tengo que repasar tres o cuatro anteriores entradas, para ponerme al día: La de tus empanadillas, la de la reunión de amigos (podrían ser perfectamente músicos como tú), tus hojas secas y restitos de hielo... y las celebraciones que, de tantas como existen, han perdido fuerza extraordinariamente. Esta es mi opinión: Habría que hacer un tremendo esfuerzo creativo, para abordar ciertos temas importantes (y urgentes), más allá del Día Mundial de... Pero, claro, yo no tengo esa idea mágica; de modo que me limito a constatar un hecho y a intentar participar en las cuatro o cinco historias que, al final, más me importan.

Besos, Raquel. Espero que se temple la temperatura de por allí. Aquí, ahora nos ha llegado la nieve.

Irreverens said...

Sí, menudas celebraciones...

Yo celebro poder seguir pasándome por aquí y que tú sigas posteando tan maravillosamente bien.
:D

Besazos

Raquel said...

Leo,
al menos cada uno de nosotros luchamos por los cambios que se necesitan. No es mucho pero de lo pequeño se va llegando a lo más grande.
Un besote

Dédalus,
sí, muy de acuerdo, hace falta mucho más que el día mundial de... pero aunque no sea mucho, algo es algo.
Subiendo las temperaturas, abriendo el espíritu, dejándose llevar como la garza y la conversación de esas niñas a orillas del Nilo.
Un abrazo

Irreverens,
celebro cada una de tus visitas y la chispa maravillosa que siempre dejas con tu paso.
Un besote

dintel said...

Ojalá no tuviéramos que celebrar días como estos porque nunca hubiera necesidad de ello.

Raquel said...

Yo también digo lo mismo.
Confiemos en que algún día no hagan falta.