Monday, October 27, 2008

En terceros

Hoy despido a amigos que regresan a sus clases o a seguir escribiendo sus tesis y tesinas, doy la bienvenida a otros que se incorporan más tarde y encuentro el momento para estar con algunos a quienes hacía mucho tiempo que no venía. Katie estudió en Madison. Terminó sus cursos y exámenes de doctorado en el 2005 y ahora está terminando de escribir su tesis. Hace ya casi tres años se fue a vivir a Columbus, Ohio. Con Katie compartí bastante durante el máster. Fuimos a comer juntas, volvimos a unir los puntos del presente y del pasado. Esos reencuentros hablan en voz alta de continuidad, destinos que se van creando entre casualidades o premeditación, del paso del tiempo y tu propia vida.

Pero sí, este banco ha estado solitario hoy en muchos momentos porque había muchas otras cosas que hacer

Cuesta creer que ya casi está llegando el final.
Gente, ponencias, conciertos... Todo ahí, todo muy lleno.
Esta noche toqué en un concierto que hicimos en la sección de Latinoamérica. Fue como una especie de peña improvisada: se tocaron danzas, cuecas y tonadas chilenas, zambas argentinas, mejoranas panameñas, samba y batucada, steel drums... Hacía falta todo eso para recordar que la música la seguimos haciendo viva todos nosotros.

12 comments:

Mita said...

Raquel, buenos días. Me encanta tomarme mi café e irme a Madison.
Es curioso, con lo lejos que estás y la de cosas que parece que tenemos en común.
Me atrae de ti la música, como soy una negada, para disfrutarla no, pero para "conocerla científicamente", sí, me gustaría que escribieses sobre tu acercamiento a ella.
Besos,buen día!

Irreverens said...

Lo de reencontrarse con alguien y tener la sensación de que nunca pasó el tiempo... Eso es algo mágico.
Aunque con semejante alfombra de hojarasca otoñal no me extraña que te sientas tan bien.
:)

besotes

JESUS y ENCARNA said...

vives llena de música y eso es algo genial...
Muaks
Encarna

Magda said...

Mmm que bien debe haber sonado eso..
Besos

Mariano Zurdo said...

Estoy de acuerdo con Irre, es una de las sensaciones más mágicas que existen.
Besitos/azos.

Fernando Santos (Chana) said...

Olá Raquel, belo post...Belas sensações...
Um abraço

Raquel said...

Mita,
yo también creo que tenemos muchas cosas en común. Con un café empezaremos la conversación sobre la música, demasiado larga la respuesta, si es que existe. Será mejor una conversación. Y un beso entre tanto.

Irreverens,
así es. Creo que todos lo vivimos y sabemos lo que es.
Besotes

Encarna,
muakas para ti que vives rodeada de colores, pinceles y preciosas creaciones.

Magda,
alguien ayer por la noche tocó dos zambas que te hubiera gustado escuchar.

Mariano,
tú también lo sabes muy bien.
Besotes

Fernando,
muchas gracias. Bonito eso de la evocación de las sensaciones, ¿no?

dintel said...

Mmmm, otra de mis debilidades, los bancos... Siempre sabes llegarme.

dintel said...

Mmmm, otra de mis debilidades, los bancos... Siempre sabes llegarme.

Raquel said...

Claro, y ahora que lo sé, siempre que veo un banco me acuerdo de ti. Con guantes blancos.

Luis Alejandro Bello Langer said...

Lo que te decía en un escrito anterior...es bueno establecer lazos en las experiencias comunes y luchar para que no se desgasten. Y la música está viva, ciertamente...aunque sea con lo más sencillo, nosotros le damos vida.

Hasta lo bueno termina...pero de que lo has disfrutado, lo has disfrutado. Saludos afectuosos, de corazón.

Raquel said...

Luis,
tienes muchísima razón, nosotros le damos vida. No cabe duda. Bienvenido y un abrazo