Friday, February 06, 2009

México, imprescindible

De entrada unas quesadillas con guacamole y totopos. De plato principal, chiles en nogada. Es lo que hemos venido a comer a La hostería de Santo Domingo. Male y Manuel me llevaron ahí en uno de los primeros viajes a México hace ya al menos dieciocho años. Hace ya tiempo que tenía muchas ganas de volver. Hoy por fin pudo ser.
No es sólo que el chile en nogada es una delicia, con esa mezcla de sabores del relleno del chile a base de carne, frutos secos y no sé cuántas cosas más, y la salsa de nueces de Castilla y adornada con granos de granada

Chiles en nogada

Es también el lugar donde está el restaurante, a un lado de la plaza de Santo Domingo,

P2060075

el sitio de las imprentas,

P2060074

donde también puedes ir para que te escriban una carta

P2060072

o que te pasen a máquina cualquier trabajo que necesites

Plaza de Santo Domingo

Por muy anticuado que parezca, así es. Hasta puedes conseguir un título de doctor de cualquier Universidad y en cualquier disciplina. Todo puede ser, todo vale.

De segundo, caminar por el centro de México y perderse una vez más en su laberinto de estratos, gente, quehaceres, idas y venidas. La ciudad no espera, tienes que unirte a su paso, buscarle las vueltas. Es rica en su pobreza, enorme en sus contrastes. De una esquina

11.PorElCentro

a otra

18.EsquinaRedonda

de un minuto a otro. Ahí están los viejitos que deciden no cruzan la calle y vuelven al parque

21.ParejaDeViejitos

ahí Bellas Artes,

22.BellasArtes

el Zócalo con su catedral un poco más allá y ahí, lo extravagante

P2060034

y lo más venerado

P2060035

Todo imprescindible.

De postre, El Balcon Huasteco

P2060090

Tal vez hayan pasado diez años desde la primera vez que fui allí. Pasé una semana estudiando violín huasteco con Rolando Hernández, “El quecho”, violinista del Trío Chicontepec, grupo anfitrión del lugar. El Balcón es una peña a la que acuden otros músicos huastecos a tocar y gente a bailar. Unos y otros tocan y los anfitriones cierran la noche

P2060096

Un gusto poder volver a ver a Rolando de nuevo, tocar con él, bailar con todos los demás y recordar el taconeo y el balseado de los sones huastecos; reir con las coplas improvisadas también. Especial.

3 comments:

dintel said...

Qué ganas de viajar me cogen cada vez que te leo.

Julia said...

Ay Raquelita...chiles en nogada, me muero , me muero, me muero me muero , me muero, me muero me muero , me muero, me muero me muero , me muero, me muero me muero , me muero, me muero me muero , me muero, me muero me muero , me muero, me muero me muero , me muero, me muero me muero , me muero, me muero me muero , me muero, me muero me muero , me muero, me muero. Me morí!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Raquel said...

Dintel,
va a ser rico leer y compartir tus viajes.

Julia,
a pesar de que no es la temporada, estaban deliciosos. Quienes los saben hacer me cuentan que lo más pesado es preparar todo el relleno del chile. Las nueces de Castilla las vi por primera vez en un puesto de unos viejecitos. Me morí de la risa leyendo tu comentario!!!