Sunday, February 01, 2009

Un poco más de Tlacotalpan (1)

Empezamos a conocer el camino de Alvarado a Tlacotalpan en este nuestro segundo día de estar aquí. El norte que trajo nublado y viento fresco desapareció y el sol reconfortó lagunas y verdes

P2010012

No hemos madrugado para llegar a la fiesta. Igual nos hubiera tocado el atasco de todos los que llegan para los toros, “la pamplonada” como aquí le dicen. La cola y el atasco en el camino ha sido como la mejor de las entradas a Madrid después de un puente. Aunque aquí es todavía más desorganizado y loco.
Ya cerca de Tlacotalpan, las escenas de contrastes se repiten. A pesar de que los extranjeros casi hasta le roben el alma a la ciudad, mucho de la ciudad misma continúa

P2010020

Aunque siempre se puede sacar algo de quienes llegan inventar simples formas de conseguir unos centavitos

P2010047

P2010048

Nos asusta ver tanta gente y casi hasta dan ganas de buscar un plan diferente para el día. Poco a poco nos damos cuenta de que muchos han llegado solamente para ver los toros. Después de comer en un restaurante que nos recomendó nuestro querido Juan Ordóñez, caminamos por calles y plazas. Entre los colores de las casas y el contemplar a gente aquí y allá, la diversión está asegurada,

P2010079

y no sólo para los de fuera sino para los del lugar

P2010093

P2010092

La calle y sus gentes son un espectáculo en sí, desde el vendedor de globos que se anuncia con su silbato,

P2010094

al vendedor de flores naturales con sus colores que realmente te hechizan

P2010106

P2010108

De fondo, estos arcos

P2010111

Creo que no hubieran podido elegir un marco más apropiado.
El paseo se convierte en un festín visual. Mires a donde mires. Por supuesto que el mariachi no podía faltar,

P2010129

ni tampoco los puestos de ropas y vestidos regionales

P2010146

P2010148

Y todo eso en la plaza de la iglesia de La Candelaria, la disculpa de la fiesta;

P2010155

P2010156

iglesia de blancos y azules sobre un fondo del mismo color, su puerta sencilla y preciosa

P2010151

Iglesia contrastando con los colores de las casas que rodean el lugar,

P2010154

juegos

P2010164

entretenimientos

P2010167

y todo tipo de comida, pan dulce y churros para los antojos, pipas garrapiñadas para ver por primera vez su proceso

P2010182


2 comments:

Tawaki said...

¡Cuánto colorido! Se aprecia el vibrar del ambiente.

Raquel said...

Esos mercadillos son una locura de color y ruido. Lo inimaginable está ahí.