Sunday, February 08, 2009

El retorno

Amanecía la Ciudad de México cuando salimos

P2080006

Chicago se vestia de tarde cuando llegamos

P2080014

Jarana al hombro,

P2020269

Madison luce de claro. Hay cinco grados. No nos podemos quejar: es una buena bienvenida.

8 comments:

dintel said...

Cinco grados, aquí hace doce y ya estoy temblando...

Mita said...

Cinco grados, qué suerte!!! jjajaj.
Besotes, gracias por la crónica del viaje.

Irreverens said...

Bueno, ya me he puesto al día yo también.
Y aquí estoy contigo y esos cinco grados.
:)
Porque ayer por la mañana, cuando me levanté, el termómetro que tenemos fuera de la ventana del comedor también marcaba 5 grados.
:D
Precioso viaje, Raquel.

¡Y qué bien aprovechado!

Raquel said...

Dintel,
y no sabes cómo se agradecen. Hasta se ha derretido un poco de nieve.
Ánimo con esos doce, que tú puedes.

Mita,
¿y allí cómo está el frío?
Me faltó un post sobre las comidas. Ay! a ver si lo puedo hacer pronto y si no, otra vez será.

Irreverens,
ahora hay que volverse a instalar en esta otra realidad, que ya mis vacaciones se alargaron un poco, ¿no? Pero qué bueno haber podido hacer ese viaje.
Besotes

Banderas said...

¡Hola de nuevo! He dejado de leer justo cuando te ibas y acabo de volver ahora que has llegado... casualidades...

Me ha encantado tu viaje de vacaciones, encuentros, música, arquitectura, colorido, comidas... todo me sabe tan exótico pero tan auténtico... nada que ver con las guías de viajes, claro.

Me apunto a unos tamales, unos tacos y lo que caiga... en fin, me voy a cenar con mis niños, que me llaman.

Bicos ;-)

Cecilia Alameda Sol said...

El guacamoles es un invento fantástico. Además, seguro que allí sabe mejor que lo que podemos degustar en otros sitios.

Cecilia Alameda Sol said...

Bueno, debería haber escrito lo anterior más abajo pero es que he hecho el recorrido general y no me daba cuenta de que ya nos estábamos montando en el avión.

Raquel said...

Baderas,
¿qué tal tu cena?
besos

Cecilia,
pues te puedes imaginar el sabor de todas las comidas allí. El guacamole de la Hostería de Sto Domingo estaba muy bueno. A mí también me parece un invento fantástico.
Un abrazo