Friday, July 10, 2009

Por la noche: músicas y espacios

Hoy salimos a escuchar uno de los conciertos del Florilegio Musical Salmantino, un festival de verano que presenta una programación de música de cámara para diferentes grupos instrumentales o para solistas acompañados por la Joven Camerata de la Fundación Caja Duero. Hoy el concierto incluye una sinfonía concertante de Haydn para violín, chelo, fagot y oboe, el concierto para violín nº 5 de Mozart y un concierto de flauta de Nielsen.

P7100013

El patio barroco de la Universidad Pontificia es el espacio

P7100014

Me parece una idea estupenda el organizar conciertos nocturnos en espacios así. Además, al salir, aunque ya sea tarde, todavía hay mucha vida por la ciudad. Los niños andan entretenidos en sus juegos

P7100024

y la Salamanca nocturna acaba de empezar. Todo iluminado,

P7100032

esa parte de la ciudad revive por la noche

P7100033

No me interesa tanto la movida como un paseo con mis amigas,

P7100039

Es nuestro momento de recuperar meses de no vernos y de hablar de lo que pueda ser lo más importante.
Después volvemos al bullicio caminando por calles pintadas de farolas, cúpulas,

P7100038

y torres

P7100040

8 comments:

dintel said...

Un concierto en un lugar así es un privilegio.

Raquel said...

Sí, así es. El último de la serie fue el domingo. Me perdí un programa que me hubiera encantado escuchar (la sonata Arpeggione y el quinteto para dos Chelos de Schubert) pero bueno... otra vez será.

Alegría said...

Esa ciudad iluminada, un concierto al aire libre, de noche, y una vuelta con amigas, en agradable charla, o quizás yo, más callada, asimilando todo lo que la música, me ha metido dentro... ¡Raquel, un gran día!

Un beso.

Mariano Zurdo said...

Coincido con los comentarios. El marco es incomparable, y como el buen vino con la comida, la música también tiene su maridaje.
Besitos/azos.

Elèna Casero said...

¡Madre mía, vaya conciertazo!
Le faltaba el lugar ¡qué envidia!
hala a disfrutar.

Un beso desde Valencia

Luis Alejandro Bello Langer said...

Me gusta el aprovechamiento de un escenario barroco como lugar de música...pueden adaptarse lugares clásicos con la tecnología moderna adecuada. Es cosa de ingenio, nada más.

Saludos afectuosos, de corazón.

Raquel said...

Alegría,
sí, un día especial.

Mariano,
comida, música, buena compañía y un sitio especial... ¿qué más se necesita?
Aja! Falta Mariano
Un besote

Elèna,
un abrazo grande para ti también. Y un besote. Ahora voy a verte.

Luis,
sí y me parece genial que se haga.
Un abrazo

Fernando said...

Pude disfrutar algunos días de la Salamanca nocturna... y no de la movida, como bien dices. Un magnífico recuerdo.
Ahora que la he visto en la foto, parece que la Casa de las Conchas tiene graves problemas de conservación. Como se suele decir de las personas, espero que no sea nada.
Un abrazo.