Saturday, July 04, 2009

Más de aquí

Creo que ya lo he dicho otras muchas veces: me fascina llegar a un lugar y poder reconocerlo en sus horas a través de sus sonidos, su luz, sus olores. Huele el sol del mediodía, las sombras que tiende. Suena el despertar, la mañana, la hora de la siesta, el atardecer. Sientes los pasos de la luz, todos sus cambios.
El día se abre para dejarse hacer y vestirse de lo que tú quieras ponerle. Debe ser que son vacaciones y que aunque haya cosas que hacer, tú decides cómo y cuando. Me gusta.

Antes de que se agote el día quiero acercarme a uno de esos sitios que forman parte de las rutinas de nuestros paseos. El sol cayendo lo empieza a llenar todo

P7040001

aunque todavía hay mucha luz. Desde El Alto de las Piñuelas llego al Balcón de Extremadura, desde donde se ve el valle ahí donde la provincia de Salamanca se hermana con la de Cáceres. El valle sólo se intuye desde aquí

P7040002

Hay que acercarse un poco más para ver la hondonada, los pueblos repartidos aquí y allá,

P7040008

las colas del pantano de Gabriel García y Galán

P7040003

La sequedad del terreno contrasta con el frescor del tomillo

P7040005

o el verde de los robles que a estas horas asoma más cálido

P7040023

Antes de que se agote el día

P7040020


P7040030

5 comments:

Alegría said...

¡Guauuu! Como siempre, maravillosas... Me quedo con la última... Ayer, mientras volvíamos en coche de estar en casa de mis padres, recordaba tu última entrada. Trataba de imaginar, vuestra llegada, de noche, en casi silencio... Oliendo el campo, ese campo, oyendo la música de los grillos, y la puerta al abrirse... Pensaba, lo fácil que es reconocer, lugares, por sus olores... Cada uno de ellos, guarda en nuestra memoria, uno diferente... aunque estén próximos; el olor de eucaliptos o pinos, es diferente... la tierra mojada... el asfalto, las flores, la lavanda...

Un beso, Raquel.

Minombresabeahierba said...

reconocer con sus olores, formas y sonidos...el tomillo....la frescura del roble, las sensaciones de los cardos negros..

leo said...

Otra vez "en casa", ¿no?
Un beso.

dintel said...

Síiiiiiiiiiiiii, el Galatea. Tómate un pinchito de erizo a mi salud.

Irreverens said...

Bueno, pues ya me he puesto al día de tu blog.
Menuda jugarreta la del árbol sobre el velero y qué bueno que ya estés por estos lares... y reencontrando amigos.
:)

¡Besotes revitalizados!