Thursday, July 02, 2009

Un amigo

Volver al pasado y recorrer el tiempo entre pinceladas e imágenes. Reconocernos en ese pasado y en este presente y comprendernos en un instante.

Ayer, después de más de 25 años volví a ver a mi amigo Farid. Hace unos 3 años nos reencontramos a través de internet y hoy al fin, de forma casi inesperada, nos reunimos un momento. Coincide que estamos en la zona, que él acaba de terminar una clase, que tengo un rato antes de seguir viaje.
Hablamos rápido, casi sin parar. Le reconocí en su presente. Le recordé tal y como era, y el entonces asomó a la memoria: su casa en Salamanca, su familia, las músicas que compartíamos, lo de entonces. Éramos muy jóvenes y creo que fuimos buenos amigos sin saberlo. Con el tiempo nos hemos dado cuenta de eso.

Todo ha sido tan deprisa que me olvido la cámara. No tengo ninguna foto de él pero me adueño de una que subió a su Facebook

4411_1139622140245_1518153619_354357_124758_n

En las encrucijadas del tiempo, volvemos a cruzar caminos. Cuánto me alegro. Hay encuentros que son impagables.

5 comments:

dintel said...

Me encanta el tipo de vida que llevas.

Alegría said...

Me gusta cómo expresas tus sentimientos, cómo sientes... La inesperada alegría de un encuentro fortuito, breve, que repasaremos de memoria, con tranquilidad, y nos transportará, a otro tiempo, y, quizá nos haga sonreír...

Un beso.

Raquel said...

Dintel,
por ahora la puedo vivir así. Me siento afortunada y muy agradecida porque hay muchas personas que me ayudan para que así sea.

Alegría,
tú también sabes cómo expresar lo que llevas adentro y transportar a quien te lee al rincón de tu universo.
Besos

Mariano Zurdo said...

El facebook me ha puesto en contacto con varios amigos de la infancia, de los que no sabía nada desde hace más de 20 años, así que te entiendo perfectamente.

¿Tú sin tu cámara? ¡¡¡Inconcebible!!!
Besitos/azos

Luis Alejandro Bello Langer said...

Facebook y la chance de los reencuentros...unos buenos como el tuyo con Farid, otros para todos los humores. 25 años...¡toda una vida!

En algún momento se te tenía que olvidar la cámara, ¿no? Saludos afectuosos, de corazón.