Saturday, August 08, 2009

Paseo musical

Hubo una vez una historia que alguien contaba. Era una historia en la que se decía que quienes sólo creían en el lenguaje de ceros y unos, no entendían cómo otro tipo de lenguajes pudieran existir

P8080053

La música, por ejemplo, no era tal si no había una afinación perfecta. Tampoco lo era si los ritmos no eran minuciosamente medidos o los intervalos rigurosamente cuantificados. Todo era resultado de una combinación de circuitos perfectamente ordenados. No p0día ser de otra manera. Algo como los derechos a error o la emoción era invento de los humanos

P8080057

En esa historia viajamos hoy. Guió nuestro paseo musical.
No hay mucho que decir, tal vez sólo escuchar y caminar con el grupo para escuchar a quienes fueron poniendo música a lo largo del camino. Comenzamos en la puerta del albergue

P8080075

y caminamos hasta el parque de San Francisco

P8080095

El grupo era numeroso

P8080099

No sólo estábamos nosotros sino la gente que nos escuchaba y se quedaba acompañándonos en el recorrido. Cuando llegábamos a la siguiente parada, el grupo ya estaba preparado

P8080112

Con cada obra, la balanza se inclinaba más hacia la emoción humana y un poco menos hacia la mecánica. No sólo la variedad de instrumentos y sonidos inclinaba la balanza

P8080119

P8080115

Era también el lugar

P8080123

Por mucho que se empeñaran en levantar su voz y defender sus teorías, las mentes cuadriculadas iban perdiendo terreno

P8080127

Con las trompas fue un pasito más,

P8080133

lo mismo que con las flautas

P8080142

y los cuartetos de cuerda

P8080165

P8080183

Recorrimos los rincones de la Plaza del Grano guiados por esa historia llena de color

P8080154

que tanto pequeños como mayores siguieron muy atentos hasta el final

P8080153

en el que, como bien puede imaginarse, triunfó la música sin números y sin lenguajes inalterables

P8080214

Todos gritaron con fuerza ¡música, música! Y así aparecieron los sikus tocando

P8080217

y cantando por la plaza,

P8080221

llenando el espacio,

P8080223

dándole la mano a la música, a quienes la hacen y disfrutan

P8080240

¡Música!

5 comments:

azuleta said...

Desde el otro lado del mundo os siento muy cerca; el domingo pensamos mucho en vosotros, desde otra realidad bien diferente, en el cumpleaños de Martín, despidiéndose de todos sus amiguitos....pensaba yo en el concierto final, en todas esas vivencias que por una vez no hemos podido compartir, y a la vez en la riqueza que será cuando podamos juntarnos y decir nuestros sentires de estos días....un abrazo guapa, por fin encontré esta noche un ratito para leerte... felices sueños

leo said...

Qué bonito Raquel. Me habría encantado estar por ahí y escuchar esa música que prometen las fotos.
Lo estaréis pasando en grande, ¿no?
Un besote.

Raquel said...

Azuleta,
sabíamos que estábais pensando en nosotros, como nosotros andábamos imaginando cómo estaríais allí. Muy bonito ese día, como siempre. Aunque él no lo supiera, celebramos a Martín con música, con una torta llena de futuros nuevos y esperanzadores.
Un besote y hasta muy muy pronto

Leo,
sí, en grande. Esa es la expresión. Uno de estos días tengo que acompañar el post con las músicas que tocamos.
Un besote también para ti.

dintel said...

Se ve a la gente muy implicada, y eso genial, porque esos niños acabarán cogiéndote el relevo.

Raquel said...

Sí. Precioso cuando los más mayores empiezan a tomar decisiones y a llevar de la mano a los más pequeños, a los que comienzan. Un verdadero gusto.