Wednesday, February 03, 2010

En el corazón de la selva lacandona (2): su alma

Son poco más de las dos cuando regresamos a las cabañas. Hay luz suficiente para hacer un recorrido por la selva y sí, lo hacemos. Nos guía el sobrino de Enrique. Sus pasos se mueven agilísimos y rápidos, sabios. Conoce los rincones, cada sendero. Nos va enseñando los árboles, para qué se utilizan, a qué saben,

P2030004

cómo se visten de un color u otro, una distancia u otra

P2030005

Es un paseo que te empequeñece

P2030021_2

y a la vez te vivifica

P2030033

No nos detenemos mucho

P2030034

aunque el asombro se mueve de tronco en tronco,

P2030041

particularmente cuando te encuentras con la poderosa fuerza de las ceibas, el árbol sagrado de los mayas. Imposible fotografiar su grandeza. Ésta tiene 900 años

P2030043

P2030047

Sin duda, su longevidad las embellece.
Caminamos, hablamos o no. Hay mil sonidos y voces alrededor.

P2030052_2

El juego es infinito. Mira, te puedes subir a éste árbol

P2030058

y asomarte a sus ventanas

P2030065

Así es su tronco

P2030073

Árboles palo mulato, caobas, árboles de hule, palmeras, mil más que no recuerdo

P2030195

y otra ceiba de 600 años

P2030108

Es la selva lacandona, poderosa y gigante.
Los lacandones fueron los únicos mayas que nunca fueron conquistados por los españoles. Tampoco fueron cristianizados. Sobrevivieron recluídos en partes remotas de la selva de Chiapas y durante siglos no mantuvieron contacto con los españoles o con otros mexicanos. En la actualidad viven de forma simple, muy cerca de la naturaleza grandiosa en la que habitan. Sus creencias y rituales les conectan con los antiguos mayas, lo mismo que su profunda convicción de que el mundo que les rodea está vivo. La selva está viva. La conocen, la cuidan. En ella y con ella viven, y de ella obtienen no sólo alimentos sino medicinas y fuerza. A ella también acuden para realizar sus ceremonias espirituales.
Te presento a Esna y Katom, los nietos de Enrique, nuestro anfitrión

P2040004

P2040005

Te presento a Enrique con su hijo Enrique y su yerno Carlos

P2040047

Si volviera a Bonampak volvería a quedarme con ellos. En el corazón de la selva lacandona.

6 comments:

pipita said...

bonitas fotos y mucho para aprender!!!!
saludos maria

Viking said...

Empequeñece... me quedo con eso que dijiste
Saludos

leo said...

Qué belleza de árboles. Cómo me gustaría visitar ese lugar.
Un beso, afortunada.

José Núñez de Cela said...

preciosos/impresionantes los árboles
preciosos/felices los niños
precioso/envidiable tu recorrido

besos

Fernando said...

Esta entrada y la anterior se complementan como tu viaje: las maravillas humanas y las naturales.
Me impresiona el contraste; o, más bien, cómo se integran ambas maravillas a pesar del contraste.

Raquel said...

Pipita,
gracias.

Viking,
es cierto. Creo que hay que estar allí para sentir el poder de esas raíces impresionantes, la fuerza, los sonidos...

Leo,
te encantaría ese corazón de la selva, sí.

José,
qué bién que te esté gustando. Seguro que tú tienes alguno parecido a éste.
Besos

Fernando,
sí, estas dos entradas van juntas, como esa naturaleza y esa humanidad en esos lugares en los que ambos son inseparables. La simbiosis se hace evidente en cuanto pisas el lugar.