Thursday, February 04, 2010

Yaxchilán y el río Usumacinta

Anoche vimos estrellas. Esta mañana nos despierta el gallo. Estamos en el campo. Pero no falta el agua caliente, o internet. Por supuesto que tampoco falta un rico desayuno que Nuk prepara

P2040028

Todo sencillo y exquisito, la papaya, el café de olla, los huevos revueltos, los frijoles. Esperamos sin prisa

P2040030

Luego nos despedimos de la familia Chankin

P2040051

e iniciamos el viaje hacia Yaxchilán. Para llegar allí hay que ir al pueblo de Frontera Corozal, a unos 40 kilómetros de Lacanjá. Allí, en Escudo Jaguar, dejamos el coche y bajamos hacia el río

P2040079

para contratar una de las lanchas que nos llevará hasta las ruinas. Ésta es la nuestra

P2040086

Tal vez sea una hora de viaje por el río Usumacinta

P2040103

A un lado México, al otro Guatemala, el río es uno, una cinta de agua que se viste del mismo verde que luce la selva que cruza

P2040127

Como otros recorridos en bote, éste también es una delicia. Tanto el río como sus orillas están muy vivas, no sólo por la vegetación

P2040133

sino por la gente que ahí vive y para quienes el río es, obviamente, vital

P2040137

P2040142

En algún momento llegas al embarcadero

P2040139

donde unas escaleras empinadísimas te llevan al sitio de Yaxchilán, el lugar de las piedras verdes
Encuentro un poco mágico todo esto.
A diferencia de otras ciudades en las que construyeron pirámides, en Yaxchilán utilizaron la elevación natural del terreno para construir sus edificios y templos. Las 120 construcciones que llegó a tener las adaptaron a las colinas bajas mediante terrazas y plataformas.
A la zona baja que corre paralela al río, la Gran Plaza, se llega atravesando un edificio que llaman El Laberinto

P2040165

y que funciona como la entrada del lugar. Al atravesarlo sales a esta parte del edificio

P2040190

y entras a ese recinto que acoge los restos de lo que fuera esta ciudad que vivió desde el año 250 al 900 de nuestra era, en los periodos preclásico y clásico maya

P2040194

P2040200

P2040206

Desde ahí alcanzas a ver los edificios construídos en lo alto

P2040105

Lo mágico que siento es por el lugar, el espacio, los árboles enredados entre las ruinas. Puede que también sea porque Mateo, nuestro guía es muy bueno,

P2040224

una de esas personas que te cuenta más de lo que dicen los libros, alguien que conoce realmente el lugar y la cultura, su cultura.
Parece que más que lo masivo, aquí se trabajó el detalle. El trabajo en estelas y dinteles es extraordinario. Cuentan la historia de sus gobernantes (principalmenet Pájaro Jaguar IV y Escudo Jaguar II), sus bodas, las entregas del reinado a los herederos, las alianzas con otras ciudades, las batallas, los autosacrificios. Esta estela representa a la Señora Estrella de la Noche, la madre de Pájaro Jaguar IV

P2040319

El recorrido no es muy cansado, no es un lugar muy grande. El emblemático e importantísimo Juego de Pelota no podía faltar

P2040251

Éste, a diferencia de otros que había visto en Yucatán e incluso el de El Tajín, tiene esos círculos en el centro que marcan los lugares donde se iniciaba el juego.

Dejamos para el final la subida a la Gran Acrópolis

P2040261

A medio camino se puede ver un poco mejor la Gran Plaza

P2040016

El templo está al final de muchas escaleras y realmente agradecemos la sombra de los árboles en la subida

P2040041

Tanto los dinteles y estelas, como el friso visto desde la parte de atrás, son espectaculares

P2040072

P2040080

Lo mágico también en esos caprichos de la naturaleza

P2040086

Después de dos horas que no sabemos muy bien cómo se fueron tan deprisa, volvemos al embarcadero

P2040107

para que Miguel

P2040112

nos lleve de vuelta. De nuevo ese aire caliente y húmedo, el dejarse llevar, ver ahí cerca un cocodrilo

P2040116

y seguir imaginando cómo fue entonces. Cómo hoy, ahora,

P2040131

cómo su vida

P2040140

Regresar a tierra es volver a la carretera. Aunque es seguir en ese mundo propio

P2040155

Vamos de Yaxchilán a Villahermosa, en el estado de Tabasco. Poblados aquí y allá

P2040163

asoman junto al camino

P2040167

en medio de esa fantástica riqueza natural

P2040169

No dices mucho más y sigues mirando por la ventana

P2040174

3 comments:

rosesilence said...

Estoy disfrutando enormemente la crónica de vuestro viaje a México y esas maravillosas fotos, que se alejan tanto de las que suelen traer los turistas que visitan el país.

Qué lujo de viaje, qué lujo de cronista.

Gracias por llevarnos contigo (de manera virtual) en tu viaje.

Un abrazo inmenso :)

Fernando said...

Me encantan estas entradas en las que combinas la vida de las personas y la naturaleza con la magia de las vidas pasadas.
Fascinante.

Raquel said...

rosesilence,
un abrazo para tí también.

Fernando,
la gente es la que pone la nota, ¿verdad?
Gracias por todos tus comentarios y por seguir el viaje de esa manera. De verdad.