Friday, January 25, 2008

Más frío

Hay tanta nieve que, desde la carretera, las entradas de las casas aparentan estar coronadas por dunas blancas


Hace tanto frío que la idea de pasar dos minutos más afuera, te desconcierta


Así lo recuerdo también en mis primeros inviernos cuando llegué a Madison. El primer día que tuve que caminar junto al lago, atravesando James Madison Park, el frío transformaba en desesperación cada paso del camino. Me lo habían contado pero ¿cómo se imagina uno esos -20ºC cuando jamás se han vivido? Lo malo es que no era un día ni dos, sino muchos.

Los últimos años cinco o seis nos han dejado inviernos templados y sin mucha nieve. Ahora es todo lo contrario. Será mejor echar mano de la imaginación y reir juntos con todas las historias que fríos y nieves van escribiendo en nuestra memoria.

8 comments:

Irreverens said...

Pues te deseo mucha imaginación y miles de risas.
:)
Besos

Raquel said...

Irreverens,
gracias preciosidad.
Un besote para ti también

leo said...

Una pregunta un poquito peculiar: ¿te has fijado si los bolis escriben a esa temperatura? Que la cámara de fotos sigue funcionando ya lo veo, y me sorprende un montón.
Ya queda menos para la primavera, Raquel. Entretanto, ese antídoto que propones, imaginación y risa, suena perfecto. Y muuuuuucho amor, añadiría yo ;)
Besotes.

Luis López-Cortés said...

Recuerdo cuando llegué a Soria caminando con una fuerte nevada a -17º. Hoy en día ya eso está olvidado,en los inviernos ahora ya apenas nieva.
Saludos y abrígate bien querida.

elita said...

Me cuesta imaginar lo que son -20°C colándose por las ranuras de mi abrigo… Cuando en Praga nos sorprendieron esos -10°C acompañados de ventisca, quise creer que el frío había cumplido su cupo.
¡Abrígate mucho, Raquel, y disfruta del calor de tu hogar!
Besitos.

Raquel said...

Leo,
muy ocurrente! investigaré el comportamiento de los bolis en cuanto tenga una oportunidad! Exactamente, sin amor sería imposible.
Un besote

Luis,
dicen que los inviernos de Soria son heladores. Seguro que tú también tienes muchas historias de eso. ¿Extrañas el frío cuando vas a Santander?
Un abrazo

Elita,
-10º ya son muchos así que sabes bien de lo que hablo.
Hoy que estamos a 1 grado... todo un lujo.
Besotes

Mariano Zurdo said...

Mi imaginación me transporta a los inviernos en la sierra de Madrid, cuando aprovechaba fines de semana adolescentes para caminar a 15 grados bajo cero. Pero hace tanto tiempo que sí, en vez de memoria, necesito imaginación.
Besitos/azos.

Raquel said...

Mi querido Mariano, creo que si volvieras a la sierra, probablemente lo disfrutarías. El frío forma parte del acontecimiento. En Madison nos hemos acostumbrado al frío. Cuando hay muchos menos grados es cuando nos quejamos. Pero sabemos que es parte de la jugada.
Gracias por navegar conmigo en mis obsesiones con el tiempo, las estaciones, sus colores y su vida.
Un besote