Sunday, August 24, 2008

Despedidas

Ha sido un verano excepcional. He ido de un sitio a otro. He estado en casa, con mi familia, con mis amigos. He viajado, me he reido mucho, he hecho música, he hablado bastante, he estado callada también. Me siento afortunada por poder vivir todo eso y tener a gente a mi lado que me deja ser lo que soy, crean el espacio y me dejan vivir enredada en sus vidas. Mucha fortuna.

La niña Lisbet me decía adiós hace dos meses en algún punto del camino entre Cusco y el Valle Sagrado

Hoy pensé en ella. Probablemente haya un encuentro en cada despedida. Como ella, yo también digo hasta luego.

12 comments:

Luis López-Cortés said...

Buen viaje, buena suerte y no olvides nunca tus origenes.
Un beso.

Irreverens said...

¡Hasta luego, pues!

[¿Esto significa que nos volvemos a Madison?]
:)

Buen viaje, guapa.

dintel said...

Huy, yo no digo nada, espero (paciente lo soy un rato).

Mariano Zurdo said...

Ahora la despedida se me hace diferente desde que te conozco.
Me alegro de que el verano haya sido fructífero (y me siento parte de él).
Besitos/azos.

leo said...

Nos has permitido acompañarte un poco en este verano intenso que has tenido. Graciñas.
Ya sólo queda abrir los brazos para esos encuentros.
Mil besos, Raquel

geminisdespechada said...

vaya, con lo bien que me lo he pasado yo también de viaje este verano...

geminisdespechada said...

por cierto, me has recordado que te debo un post sobre la música, me pongo a ello :)

JESUS y ENCARNA said...

Buen viaje, Raquel... hasta pronto
Muakatons
Encarna

Magda said...

Buen viaje y gracias por todo lo que nos has dado.
Sobre las "despedidas"...hace tiempo deje de usar esa palabra...
Besotes.

Raquel said...

Luis,
nunca me olvido de mis orígenes. Estoy ahí siempre. Tú también. Todo el que ha salido del lugar lo sabe.
Un abrazo grande.

Irreverens,
nos vemos en Madison. Aquí estoy, después de nueve horas de vuelo y tres en autobús. Parece que fue hace mucho cuando me fui. Y hace nada también. La ficción del tiempo.

Dintel,
¿Y ahora qué hago con todas las puertas que he recogido en Candelario? Eso de que alguien tenga aficciones como las tuyas es terrible porque resulta que todo se duplica... :-), aquí te traigo en la maleta, junto a dinteles y bisagras.

Mariano,
eres parte de él. Pensé en ti anoche cuando llegué a Madrid, hoy al partir, la calle de la Palma, la librería, Carlos y tú. Todo muy vivo. Todo siendo parte de lo esencial.

Leo,
ojalá que podamos coincidir en el próximo viaje. Busquémoslo.

Geminisdespechada,
¿y qué tal el vuelo hasta Chicago? Anda, ya ves que el viaje sigue. Cambia todo pero ahora comienza otro viaje.

Encarna,
mukatons también para ti. Me llegan.

Magda,
gracias por lo que me has dado y por esas preciosísimas puestas de sol. Esos de "despedidas" habría que desterrarlo. Creo que tienes toda la razón.

Un beso grande para tod@s. De verdad.

Diarios de Rayuela said...

Querida Raquel, qué enorme añoranza me ha invadido el cuerpo al ver todos esos rinconces tantas veces paseados, sentidos, queridos. Aún estuve, como sabes esta semana santa por ahí. A Granadilla no llegué porque la maldita carretera que lleva a esa encantadora península amurallada, me aguardaba, traidora, con un bache monumental que nos costó un susto importante y una tarde de cuneta y espera. Tus fotos son siempre una espléndida manera de viajar y de recordar. Buen viaje. Un abrazo.

Raquel said...

DR,
pensé en ti en Hervás y recordé ese texto preciosísimo que escribiste en esa excursión.
La carretera sigue estando mal. Seguro que en cualquier momento vuelves porque ya sabes que hay bastante que ver por allí.
Un abrazo grande para ti también.