Wednesday, August 20, 2008

Por la zona (2): Cáparra y Hervás

A unos 20 kilómetros de Zarza de Granadilla, el arco de Cáparra asoma como un extraño en medio del camino

Es uno de los pocos arcos romanos de cuatro puertas que se conocen

No llegamos a tiempo de ver las excavaciones que se están haciendo alrededor y seguimos camino hacia hacia Hervás, que caminamos a primeras horas de la tarde


Es fácil orientarse en estos pueblos en los que las torres de iglesias se dejan ver con facilidad

y facilitan la orientación. Vamos directamente al barrio judío

Ya para el siglo XV era conocida la población judía de Hervás. Con la expulsión decretada en 1492 por los Reyes Católicos, unas 25 familias salieron de Hervás. Permanecieron quienes se conviertieron al cristianismo.
El barrio conserva su sentido de funcionalidad, sus calles estrechas y angostas,

calles, esquinas y casas casi incrustadas las unas en las otras

Es un devenir de necesidades, de aleros que se entrecruzan y revestimiento de casas a base de tablones de madera,

entramados de madera con ladrillo,

adobe,

paredes recubiertas de tejas

Llaman la atención esas tejas en vertical, al desnudo

o cubiertas de cal,

tejas también para tejados con vida propia


No te pierdes. El laberinto casi te guía. Siempre hay una callejuela más

o una caprichosa distribución de líneas que te roba la mirada


Apenas si hay gente a estas horas en las que el sol aún calienta.
Un poco más tarde, cuando el sol baje, los paisanos saldrán a sus puertas de sus casas y en corrillo se hará la tertulia. Y sólo quienes vayan al café podrán hacer uso de su aldaba

5 comments:

Irreverens said...

Justo debajo del arco de Cáparra, tengo yo una foto con la bici cargada hasta los topes.
:)))

Raquel said...

Entonces casi te puedes imaginar todo el recorrido. ¡Qué bueno!
¿Cuánto tardásteis en esa ruta en bici hasta el sur sur?

Irreverens said...

Creo que fueron 8 días en total. De hecho, recorrimos la vía de Salamanca hasta Sevilla. No salimos de Astorga, que hubiese sido lo suyo, por una cuestión de logística (allí no teníamos amigos que nos acogiesen, jeje).
:)

dintel said...

Qué aldaba tan genial. No paras, ¿eh?

Raquel said...

Irreverens,
vijar en bicicleta es algo que nunca he hecho pero que siempre he soñado. Claro que no habrá que llevar cámara de fotos porque nunca se llegaría.
Besotes

Dintel,
preciosísima, ¿verdad?. Las aldabas son de esas cosas que te roban la mirada sin que tengas que hacer mucho esfuerzo.