Friday, August 29, 2008

Estas cosas de ahora

Recuerdo muy bien el comienzo de curso del año pasado. Me sentía como una chiquilla, atenta a lo desconocido. alerta. Retomaba clases y caminaba por lugares del campus por donde no había caminado antes, libros debajo del brazo, presto el paso mientras subía la cuesta.

Ahora ya sé que esta semana casi siempre es así, llegar, organizar, hacer horarios para alumnos, horarios de universidad, hablar con profesores, trámites. No merece la pena impacientarse. Hay que darle tiempo al tiempo y dejar que todo vaya encajando poco a poco. Hay mucho que no depende exclusivamente de uno.

Semana de disfrutar de Madison en vacío. Los estudiantes han ido llegando poco a poco, aunque han sido sobretodo los de primer año de estudios de grado o de postgrado. Así que da gusto caminar por el campus y hacer todos esos trámites sin tener que esperar mucho, sin prisas también.

Cada día de esta semana ha configurado un circuito intenso, tanto físico como emocional. A todos nos cuesta reiniciar algo. Nada te regalan, cualquier transición lleva la carga de los pasajes, lo imprevisto, el arco del tiempo que ha de ser construido de nuevo.

Ahora la puerta ya se deja ver un poco más de cerca.

Viviría en una ciudad bañada en luz y sol. No tendría ninguna queja de días como hoy.

Siempre se me olvida que las puertas aquí se abren para el otro lado.

No recordaba que tuviera que pagar $46.60 para llenar el depósito con 12.80 galones

No me gusta. Pero sé que en otras partes es aún peor.

12 comments:

Mita said...

Para mí comienzan las clases el 15 de octubre. El Campus es un refugio de amistad y armonía, está en las estribaciones de un bosque y todo se nos llena de aves, ardillas, conejos, flores...verde...un verde frondoso e intenso. Y la llegada del otoño norteeuropeo es una explosión de colores tierra y reflejos de grises y dorados. Yo adoro estar allí.
Besos, buen comienzo!

dintel said...

Qué chulo clasear (en cualquiera de los dos bandos) en un lugar así.

JESUS y ENCARNA said...

Buenos dias Raquel.
Pues eso... Con calma y que los acontecimientos que pueden ser exclusivos o rutinarios, transcurran en ese bello Campus.
Saludos y besos.
jesus

Magda said...

El caminar por lugares andados nos quita ansiedad, impaciencia.
Darle lugar al tiempo, saber que muchas cosas no dependen exclusivamente de nosotros, se aprende con los reinicios. Tú ya lo has aprendido. Disfruta de éste.
Un abrazo.

Only said...

Que tengas un estupendo comienzo de curso Raquel,
y gracias una vez más por todo lo que compartes aquí, que es mucho más de lo que imaginas.

Un besazo

marta said...

Bienvenida al Midwest! Yo me recupero de la primera semana y una nueva mudanza. Vas a ser una car-free pronto?

mgqseaml said...

Ya vamos volviendo todos a la rutina, hasta a la de la gasolina...
Besitos

Raquel said...

Mita,
para entonces, aquí estaremos casi a mitad de semestre. Me gusta mucho esta época del año porque aunque ya haya bastante que hacer, el buen tiempo crea un ambiente y una energía especial.
Besos también para ti.

Dintel,
hay partes muy bonitas en el campus. Creo que tú también lo disfrutarías.

Jesus,
hay verde y árboles así que ya sabes, te está invitando.
Besos

Magda,
y cada reinicio trae algo diferente. Es curioso pensar en cómo los vivimos, recordarlos para aprender a sabernos un poco más.
Besotes

Only,
recibo los buenos deseos y me ayuda a encontrar la energía, sin duda. Un besote.

Marta,
voy a empezar a moverme en bicicleta ahora que el tiempo está precioso y que aún no hace frío. ¿Ya estás instalada en tu nuevo apartamento?

mgqseaml,
No nos queda más remedio. La fuerza de las rutinas y de los espacios...
Besos

geminisdespechada said...

me ha encantado el paseo con la puerta acercándose :)

Raquel said...

Geminisdespechada,
¿y el tuyo por tierras irlandesas?
Jo! qué bueno.
Besos

Irreverens said...

Mejor no hablemos de la gasolina...

y quedémonos con esa puerta tan evocadora de buenos momentos.

Raquel said...

Creo que sí, tienes toda la razón. Mejor dejémoslo ahí. Ya tengo la bici lista. ¿Y tú?