Tuesday, August 03, 2010

Al paseo de tarde

Es tarde de verano pasear por mis calles de siempre, caminar hasta que la luz se pierde. Mañana salimos para Palencia y es mi último día en Salamanca. Último y primero, siempre es un poco así. Y hoy especialmente porque salgo a caminar con amigos que por primera vez ven la ciudad

P8030042

Aunque hemos esperado hasta que el sol fuera un poco más indulgente, todavía corta afilado cuando salimos

P8030044

Sólo puedes estar a la sombra

P8030046

Por eso todavía no hay mucha gente por la Plaza

P8030047

Aunque miro y remiro esta ciudad cada vez que vengo, siempre encuentro cosas nuevas

P8030052

o cosas a las que no me acostumbro: junto a la plaza, bajando hacia el mercado, hace ya tiempo que tiraron el Gran Hotel para construir apartamentos. Frente a ellos, la estatua de quien terminara de construir esa Plaza, García Quiñones

P8030054

Caminamos sin detenernos mucho. Todavía las piedras arden y la luz es intensa. Vamos mirando hacia lo alto porque este centro es uno de esos en los que cada ángulo perfila algo nuevo

P8030064

Somos uno más en ese grupo de turistas que cámara en mano que trata de atrapar cada uno de esos ángulos para el recuerdo

P8030073

Desde la calle Meléndez desembocamos en la Pontificia y de agí nos refugiamos en el claustro de la Casa de las Conchas para ver las torres de la Clerecía

P8030074

Podrías pasarte horas en cada uno de esos lugares, buscar un banco, hacer nada, escuchar el cerco de conversaciones a tu alrededor. Ahí esa pareja que se abrazan. Un poco más allá la familia que silenciosa contempla.

Me sorprende ver la ciudad tan vacía de gente, sólo casi turistas y a ratos, casi a solas.

P8030089

Y todos sabemos cómo eso se agradecen esos ratos porque mejor prefieres buscar ranas o perderte en platerescos a solas

P8030092

P8030093

Escucho los comentarios de mis amigos, los vuestros. Junto a esa impresionante fachada de la Universidad, recojo en el Patio de Escuelas unas puertas de encargo para Dintel,

P8030094

P8030095

Siempre me gusta atraversar esa última y llegar hasta aquí,

P8030099

dar la vuelta al patio, sin prisas. Volver a salir, atravesar esta calle

P8030104

y desde ahí vivir la altura de la torre

P8030106

y el pórtico de la Catedral Nueva

P8030108

Nos quedamos bastante rato ahí. Un guitarrista está tocando y nos sentamos a escucharle, a descansar y recobrar fuerzas

P8030141

Como muchos otros, buscamos la sombra y recuperamos fuerzas

P8030118

P8030119

P8030149

La luz es impresionante a ambos lados de la catedral. Así

P8030138

y así se ve

P8030128

También nosotros nos acercamos a ver la marca de los canteros

P8030125

P8030126



Terminamos el paseo caminando por la parte de atrás de la catedral y

P8030170

recogiendo las últimas luces junto a la iglesia de Santo Domingo

P8030199

Tarde ya

P8030187-Cr

7 comments:

Minombresabeahierba said...

La nostalgia y descubrir algo nuevo en lo ya conocido, es una sensación luminosa.

Besotes mil.

dintel said...

Ay... es como si hubiera estado ahí. Espero el verano que viene poderme acercar..., mientras... me lo acercas tú. Gracias por las puertas.

leo said...

La primera vez que estuve en Salamanca fue de viaje de fin de curso en 2º de bup. No vi y la rana y repetí curso.
Luego regresé años más tarde, en pleno invierno. Qué distinta la ciudad en verano, ¿verdad?
Un beso.

Viking said...

Qué hermosura! Cada vez que veo edificios así no puedo evitar desear viajar en el tiempo y estar en el preciso momento en que se construían. Es algo increíble!
Disfruten del calor, por ahora acá nos estamos helando!!!
Saludos

Raquel said...

Minombre,
muy cierto, luminoso es el adjetivo.
Ánimo con el invierno. Un abrazo grande para aliviar el frío.

Dintel,
sé que te gusta Salamanca y por eso es bonito caminarla imaginando cómo lo harías tú.

Leo,
muy distinta en verano. Justo le estaba diciendo eso a mis amigos.
Mira que no ver la rana... Bueno, luego superaste con creces ese suspenso.
Besos

Viking,
pobre. Es difícil pensar en el frío desde este calor por sé lo desagradable que es.
Abríguese y para el próximo año, véngase al verano del norte a recoger sol para luego aguantar allí el tirón.
Besos

Irreverens said...

Yo tampoco vi la rana. Y el astronauta tiene tela, eh, ¡jajaja!
:D

Unos cachondos son estos canteros, unos cachondos.
:)

Por cierto, qué valientes sois saliendo a pasear con ese calorazo... ¡uf!

Luis Lópec said...

Te había perdido de vista. Qué bueno reencontrarte. Saludos.