Tuesday, August 10, 2010

Instantáneas

P8100174

Estamos en ese momento en al día le faltan horas porque además de las clases, talleres y actividades diarias, también hemos empezado a hacer música de cámara y otras cosas que van llenando los pocos ratos libres que teníamos.
Es curioso sentir cómo ha ido cambiando la dinámica día a día. Más que dinámica, que ya es rutina propia, tal vez debería hablar de cómo ha ido cambiando el sentir mismo, la forma de vivirnos y reconocernos. Son muchas las horas de convivir y muchos los rincones de encuentros. Y cada uno de nosotros, cierto y vital.

Dejo hoy aquí alguna instantánea de esos momentos en los que coincidimos de una u otra manera, ya sea haciendo música en las clases

P8100011

P8100007

P8100029

P8100032

P8100102

o en la orquesta

P8100071

Y de esos otros momentos en los que el trabajo nos deja encontrarnos de otra manera, contar historias, hablar de nosotros, de nuestra vida

P8100116

P8100123

Ese trabajar compartiendo es bellísimo: vivir el proceso, el momento, la amistad, el esfuerzo,

P8100159

P8100169

Instantáneas de lo que recordaremos durante mucho tiempo. Esta noche, por ejemplo, nos contaron un preciosísimo cuento con sombras chinescas

P8100245

P8100248

Un cuento en el que tortugas, monos, jirafas, elefantes y zorros, entre otros animales, llegaron a probar un cachito de una preciosa luna, una luna que les supo a lo que más querían que supiera en ese momento.

4 comments:

lemaki said...

Eres la profesora de música? me alegro encontrar un blog tan formativo... trabajando en talleres con niños es el mejor modo de pasar el verano.

saludos.

dintel said...

Este verano he comprado ese cuento. Me ha encantado. Lo compré para regalar. A ver si encuentro otro para mí. También me interesaría saber qué actividad estáis haciendo con ese cuento.

Raquel said...

Lemaki,
hola, soy una entre unos cuantos. Estamos haciendo un campamento de música y esos talleres, forman parte de las actividades que hacemos cada día.
Un abrazo

Dintel,
yo no lo conocía y me enamoré de él. Uno de los compañeros lo trajo y fue él quien sugirió contarlo con sombras chinescas. Dibujamos y recortamos los personajes (la luna, la luna mordida, la reflejada, el mar, el pez, la montaña, el mono....) y los pegamos a un palito. Montamos un pequeño escenario-pantalla de sábana con un foco detrás y a medida que nuestro narrador (un niño con una naturalidad impresionante para hacerlo) iba leyendo, nosotros (un grupo de siete un ocho) íbamos sacando los personajes. Cada personaje decía: "si te subes a mi espalda, tal vez podríamos llegar a alcanzar la luna". Creo que puedes imaginártelo muy bien, ¿cierto? Al otro lado, todos los demás escuchando y la noche callada un poco más allá.

La Loca Y El Flaco said...

Hola. Hace un tiempo vengo escribiendo una historia. Me gustaría saber qué piensas. Ello me ayudaría a crecer. Gracias.