Sunday, August 08, 2010

El día de la historia de la música

En los albores de la creación, cuando en la tierra no habitaban más de cuatro gatos, el silencio reinaba en la oscuridad. La quietud y el frío se apoderaron de aquel lugar inhóspito, escalofriante y terriblemente lúgubre. Los cuatro elementos, aire, tierra, fuego y agua, ignorantes de la existencia de otros seres vivos, vagaban por el mundo conformes con esa soledad silenciosa, aceptando la vida que tenían.
Un gran mago, compungido y preocupado, contemplando aquella desoladora tierra, decidió intervenir y crear un nuevo reino en el que los habitantes convivieran en armonía. Para ello, pensó que la música podía ser la base de esa felicidad. Tras mucho cavilar, nuestro mago, cuyo nombre era Panchalf el Rojo, convocó al consejo de sabios para tomar una decisión que pudiera arreglar ese mundo gris y lacrimoso. Panchalf aguardaba con impaciencia la llegada de los sabios. Llegaron el sabio danzón,

P8080032

el intérprete

P8080033


con su ayudante,

P8080031

el pintor,

P8080038

el costurero

P8080029

y el dramaturgo

P8080040

Una vez reunidos, se sentaron con gesto preocupado en la mesa del consejo. Panchalf y los sabios invocaron a los cuatro elementos y pidieron ayuda a todos los habitantes del reino. Éstos debían atravesar el túnel del tiempo y viajar a distintas épocas para que a través de músicas, danzas, historias, pinturas y trapos de colores, pudieran crear el conjuro acertado que devolviera la vida al reino y a la tierra, su luz y su energía.

Durante todo el día, los habitantes del reino, reunidos por grupos, pasaron de uno a otro sabio para crear una historia, una danza, un dibujo, un traje, una música y así, al final, convocar y reunir a todos los elementos para el conjuro. Inventaron historias,

P8080125

músicas

P8080101

P8080136

P8080156

P8080009

y pinturas

P8080019

P8080020

que más tarde pondrían en común. Cada época definía motivos, ideas y formas

P8080004

Una vez que todo estuvo listo, los últimos preparativos dieron comienzo, la última prueba de vestuario,

P8080029

P8080024

los detalles precisos para la puesta en común de la invocación en la conjunción de elementos. Campesinas, campesinos, mendigos y princesas se prepararon,

P8080032

duquesas y reinas también

P8080036

No faltaron monjas, juglares y trovadores

P8080038

junto a cocodrilos prehistóricos

P8080049

robots, musas, artistas

P8080057

P8080066

P8080070

o insoportables profesoras

P8080089

Y después de la más exquisita merienda,

P8080099

la representación dio comienzo. Todo dispuesto, instrumentos

P8080101

decorados

P8080109

y público

P8080253

Panchalf el Rojo dió la bienvenida

P8080144

y Los Primitivos abrieon la presentación y llenaron el espacio con sus percusiones y danzas

P8080131

Luego llegó el medievo con sus historias de castillos, de amor de princesas y un príncipe, campesinas guapas y monasterios;

P8080225

P8080218

P8080208

y más tarde el barroco con sus magistrales músicos

P8080157

y tantas historias de diferencias de clase, los ricos regocijando sus estómagos mientras los pobres de miguillas se alimentaban

P8080158

hasta que se atrevieron a reivindicar sus derechos y lucharon por lo que les pertenecía,

P8080169

música y danzas incluidas

P8080175

P8080177

El romanticismo trajo más luchas por las libertades, más de todo, musas de soñadores incansables

P8080237

y profesoras tan exuberantes y estrambóticas como insoportables,

P8080236

poetas y artistas perdidamente enamorados de sus propias ilusiones y extraviados en sus interiores

P8080241

e historias igualmente apasionadas y caóticas

P8080250

que siempre tenían más sentido cuando se convertían en música

P8080259

P8080266

Por último, el grupo del futuro,

P8080274

la historia de robots y humanos

P8080277

P8080278

P8080280

con un público fiel

P8080286

P8080288

que con sus atención ayudó a construir la transición entre música y danza de ceros y unos

P8080299

P8080006

a otra más... digamos que humana

P8080005

¿Creéis que la luz volvió al reino?
¿Creéis que Panchalf el Rojo sonrió junto a todos sus habitantes?
¿Creéis que el conjuro tuvo efecto y que fuego, tierra, agua y aire se abrazaron de nuevo?

P8080024

4 comments:

Nayuribe said...

creo q sí, q el arte es esa magia que puede hacer q el mundo funcione, q tenga equilibrio, y nos hace tan felices como niños jugando y aprendiendo.
un saludo

Sir John More said...

Jo, qué envidia... Niños... Besos.

Minombresabeahierba said...

Usted de que se disfrazó?

Besotisssssssss

dintel said...

El centro de interés es genial. Ya sé que siempre digo lo mismo, pero es que es sencillamente genial, no puedo añadir más.