Monday, January 19, 2009

Casitas para pájaros

Hay objetos que están tan cargados de evocación que siempren nos acarician por dentro. Pasa con músicas, libros, gestos, historias.
Hoy encontré tres casitas para pájaros que me hicieron sonreir. Porque me trajeron a la memoria días de verano, de niños y amigos, trabajar con las manos, encajar una pieza con la otra. Días de música, de conversar mientras se trabaja, plenitud.

Me hicieron sonreir porque a pesar de la nieve, alguien se tomó la molestia de disponer las casitas en un jardín ahora habitado de nieve

P1190007

P1190017

P1190008

Porque en ese ratito en el que el sol se asomó, y a pesar de los -8ºC, hasta se escuchaba el chisporroteo de algún pajarillo

P1190016

¿Dónde están? ¿Dónde se resguardan del frío? No sé, pero es bonito imaginarlos

P1190022

y saber que alguien les mima, les alimenta.

No, aunque contemplé la idea, no me senté a esperarlos

P1190020

9 comments:

Mita said...

También tenemos casitas para pájaros en los jardines, pero no tan coloridas, son preciosas! Ya me has dado otra idea.
Es verdad,la vida es generosa.
Besos

dintel said...

Me ha arrebatado el banco, es precioso, así, nevado.

Si no has leído Noveccento, de Baricco, te la aconsejo.

Irreverens said...

EStoy con Mita. Qué casitas más cucas.
:D

Y menos mal que no te sentaste. Se te habría quedado el pompis como un cubito, por lo menos.

Besotes

Toni Bra said...

Unas imagenes que rebosan dulzura.Me gustan Raquel.Un cordial saludo

JESUS y ENCARNA said...

Buenas noches Raquel.
Como de costumbre nos traes, lugares agradables, el recuerdo de los trinos de los pajaros.
Desde luego en ese banco.... mejor no sentarse, de momento, habra que esperar a la primavera.
Besos.
Jesus

Fernando Santos (Chana) said...

Olá Raquel...belas imagens...Espectacular...
Um abraço

Juan Luis said...

Hablando de pájaros, unos minutos antes de ver tus fotos de casitas pajariles solitarias, una paloma se metió a la cocina. Andaba totalmente equivocada. Se paró sobre la tostadora sin saber qué hacer, hasta mi perra se asustó y salió al patio. Pero le tiré el trapo del secador encima y se quedó quieto el pajarillo. Entonces lo tomé con las manos y lo lancé al aire tibio de la mañana. Allá en el norte los pájaros migran. ¿no? Solo quedan unos cuantos patos en las charcas tibias cerca del hospital. ¿O ya ni esos se quedan?

Raquel said...

Mita,
siempre me han gustado las casitas para pájaros. El verano pasado, en el campamento de música, unos compañeros las hicieron y las pintaron preciosas. Tal vez por eso estoy más al tanto de ellas ahora.
¿Qué idea? ¿Qué vas a pintar?
Besos

Dintel,
me encantan los bancos así. Y como sé que a ti también, ya sabes de quién me acuerdo cuando veo uno.
Anoto Noveccento. Gracias!

Irreverens,
como cubito por lo menos. Ayer nos reíamos porque el termómetro había subido a -8ºC y se sentía como una ola de calor. En serio, con sol y la nieve derritiéndose un poco.
Besotes

Toni Bra,
gracias! Un poco de ternura en medio del frío no nos viene nada mal.
Besos

Jesus,
¿quieres llamar a la señora primavera para ver cuándo viene? Dile que sea pronto, por favor.
Besos

Fernando,
gracias. ¿Se cubrirán de musgo algún día?

Juan Luis,
las palomas en el balcón de tu casa... pobrecilla esa despistada. Los pájaros emigran, sí. Algunos patos se quedan y creo que algunos gansos también. No sé quién puede sobrevivir en este frío. Por eso me sorprendió escuchar el canto de algunos pajarillos, como en esos primeros días de calor tímido con los que despierta la primavera. ¿Lo mejor? que cada vez se hace de noche un poco más tarde.

Tawaki said...

Cuanta ternura.