Monday, January 12, 2009

A la puerta

Pues sí, no queda más remedio. Hay que abrigarse y salir a la calle porque parece que éste es otro de esos inviernos sin tregua.

Los montones de nieve siguen creciendo y tal vez sea buena idea dejar los esquíes a la puerta,

P1120012

junto a palas para quitar nieve o escoba para barrer la que falte. Elementos indispensables. Parte de lo cotidiano, como acostumbrarse al blanco, a los montones de nieve, o a llevar otros zapatos de repuesto si quieres tenerlos lustrosos cuando vayas a algún sitio que necesites que así reluzcan.
No hay gente por la calle. Sólo por el centro y por el campus es por donde la ciudad parece despierta. Los cafés están llenos, aunque sea una persona y un ordenador por mesa. El Wi-Fi de casi todos los lugares ayuda a esa otra forma de comunicación social: siempre estás conectado. De una forma u otra, ya casi todos estamos siempre conectados: los que sí están, porque sí; los que no, también, porque los otros se lo cuentan. (¿Será como ser fumador activo y pasivo? Probablemente, aunque sin efectos nocivos para la salud -física-).

Te acostumbras a no recordar verdes, colores o primaveras. Y aunque tal vez suene triste, en realidad no lo es. La nieve se convierte en inconveniente pero retienes la queja hasta muchos meses después o cuando el frío viene de la mano de un viento que se convierte en amargo enemigo.
Hoy todavía no es así y hasta los violines saben sonar en el frío

P1120006

y volar alto

P1120009

Por la noche vuelve a nevar y todo se llena de luz

P1120016

12 comments:

Rafael said...

La pasión del violín por sonar lo evade del frío y mantiene su espíritu alto. Está hecho para eso, para vibrar haciendo música, y mientras le quede cuerda para hacerlo ni el más rutinario frío, ni el viento fuerte que a veces azota al que ve colgado allá arriba ajeno a lo que no sale de él, le harán pensar en bajar.

Como siempre, un cariñoso saludo para ti Raquel.

Mariano Zurdo said...

Y nosotros lloriqueando porque esta mañana estaban cayendo cuatro copos de nada...

Irreverens said...

Madre mía, eso no es un manto de nieve, ¡es un edredón!
:P

Debo confesar que lo de trasladarse con esquíes me pone.
:)

Y lo del numerito ese con forma de violín, ¿qué es lo que es, exactamente?

Besotes

Raquel said...

Rafael,
siempre me gusta mucho lo que escribes. ¿Cómo va tu libro? ;-) Contacta a Mariano. Sería bonito tener algo de tus escritos en la colección de relatos que publica con Policarbonados.
Bueno, si quieres, claro.
Un abrazo también para ti y tu familia. Y gracias.

Mariano,
ay ay ay! ahora mismo voy a quitar nieve. Es que ni te imaginas toda la que hay.
Besotes

Irreverens,
un edredón para elefantes muy frioleros!

Ese violín con el número es el número de la casa de unos amigos lutieres.

¿Y qué tal trasladarse con raquetas para caminar? Vi unas cuantas en la tienda el otro día así que, seguro que más de uno anda en eso.
Besotes

Irreverens said...

Gracias por las explicaciones, Raquel.
:)
Lo de las raquetas de nieve también está bien (pero sólo si no hay cuestas). De todos modos, prefiero los esquíes, porque en bajada vas más rápido, jeje.

Besotes

geminisdespechada said...

vengo del blog de meiga y entre las dos me habéis convencido.. es increíble que se nos pare la capital entera por la mariconada de nevada del viernes! y hoy ha nevado otro rato, pero vamos..

Only said...

Raquel,
me ha encantado tu cambio de look, aún te siento más cercana( y mira que transmites por tu blog..). Gracias!

Disfruta esa nieve; aquí no hay tanta tanta, pero estamos congeladitos de frío también. :)

Un besote

leo said...

Qué cantidad de nieve. No os deja más remedio que hacer deporte, ¿no?
Un besote.

Minombresabeahierba said...

quiero escuchar como su " violin suena" en el frío. abrazote

dintel said...

Buffffff, qué bonito, y suerte que qué lejos. Porque el frío me mata.

Fernando Santos (Chana) said...

Que maravilha...Espectacular...
Beijos

Raquel said...

Irreverens,
buenísima razón. A ver si empiezo a utilizarlos yo.
Besotes

Geminitas,
sí, pobre Meiga, lo de Alaska es otro mundo... Y como todo es relativo, pues eso, la nevada del viernes en Madrid fue considerable, como si hubiera sido en alguún estado del sur de los USA. Pero es gracioso pensarlo, ¿no?

Only,
ya era hora de cambiar la foto! Gracias Only. Abrígate tú también y no abras más la puerta a la gripe.
Besos

Leo,
así es. Lo peor es cuando hace mucho frío y apenas si puedes funcionar en la calle.
Besos

mnsah,
en ese frío... aterrador. Adentro, calido.

Dintel,
tienes mucha razón: bonito pero qué bien tenerlo lejos.

Fernando,
gracias!