Saturday, January 31, 2009

De todo en Tlacotalpan (1)

Un día en una ciudad nueva es como un abanico que se va abriendo entretenido en cada uno de sus pliegues. Te los muestra caprichoso, los recibes como vienen. Luego, cuando se vuelven a abrir y recorrer, todo cobra un segundo color, otra madurez. Pero el comienzo es siempre un parpadear de encuentros, dejarse llevar por todo lo que en el lugar habita, lo de siempre y lo del momento.

Hay de todo en Tlacotalpan. Ahí donde el lugar duerme durante el resto del año se transforma en congregación de mucho: música, fandango, tómbola, toros, gentes y gentes. Lo vamos descubriendo a lo largo del día, del devenir, los paseos, las miradas, las cosas.

Hay de todo en Tlacotalpan. Vivos colores en muchas casas y esquinas,

Tlacotalpan

apagados en otras que probablemente vieron mejores tiempos o que los pronto los verán ahora que la ciudad ya es patrimonio de la humanidad y el dinero llega para remozar calles y casas

P1310194

Todo se vende, todo se oferta. Ahí está la vendedora de mamey,

P1310186

el de mangos

P1310195

y el que vende el flan

P1310203

Ahí niños que solos o acompañados, aparecen ensimismados,

P1310191

o entretenidos

P1310326

Ahí el limpiabotas en la calle que por la noche se llena de vendedores de bisutería,

P1310209

el otro niño que vende los tamales de masa que la mamá hace

P1310246

Ahí el color, la arquitectura de algunos lugares que viven en climas cálidos, las ventanas que tanto me recuerdan a las de Cartagena de Indias,

P1310228

arcos y portales de mil y un color,

P1310261

casas

P1310274

y puertas de la misma guisa

P1310280

De todo hay en esa calle que va desde la plaza de Santa Marta a la iglesia de San Miguelito

P1310285

Si quieres puedes ir en bicicleta,

P1310296

pararte a comprar un vaso de fruta fresca o un riquísimo jugo de piña de la zona

P1310278

o incluso un torito tradicional

P1310283

Pero no te olvides echarle un vistazo a las jaranas que algunos lauderos construyen y venden. No te vas a arrepentir de escuchar las del señor Asunción Cobo. Vas a ver como merecen la pena

P1310240

7 comments:

Irreverens said...

Con estos viajes tuyos, una se siente menos "inmovilizada".
:D

¡Qué maravilla todo!

Disfútalo al máximo, Raquel.

Besotes

Raquel said...

Hola Irreverencitita!
estás ahí al otro lado. Gracias!

Tengo ganas de acabar de subir los posts de los otros días pero ahora es demasiado tarde.
Y estoy disfrutando mucho!
Besotes también para ti.

dintel said...

Mmmmm, mangos y puertas para robar....

Julia said...

qué limpias y bellas tus fotos y palabras.
Un abrazo.

Raquel said...

Dintel,
tuyos. (Ya te enviaré más)

Julia,
ganas de volver a conectar y saber cómo estás.
Un abrazo grande

Tawaki said...

¡Otra vez esos colores! Son impresionantes, y qué buena pinta tienen los mangos. Las guitarras, en cambio, parece que están tendidas para que se sequen.

Un abrazo.

Raquel said...

Tawaki,
son jaranas jarochas. En un grupo jarocho puede haber hasta 6 de esas guitarrillas.
Los colores en Tlacotalpan, uf! pues así como los ves.
Un abrazo