Sunday, November 04, 2007

Cambios

Desde hace un mes se han ido notando más y más los días haciéndose más cortos pero hoy es especialmente pronunciado el cambio con esa hora de diferencia. Además, huele más y más a otoño

Ha llegado el momento de recoger las hojas caídas para cuando pasen a recogerlas en algún momento de la semana. Casi todos los árboles ya las han perdido aunque los arces con más años son los que aún las mantienen

El cielo luce clarísimo y hermoso paseando sus colas de luna y seda

12 comments:

banderas said...

Aquí el otoño sigue retrasándose en lo climatológico, mientras que la luz sí se muestra ya otoñal... las horas del día se hacen escasas, pero sin embargo hoy hemos vuelto a alcanzar los 24 grados a mediodía... el clima anda revuelto... esto no puede ser noviembre. No en mi cabeza. El sábado hubo gente en la playa bañandose... y no eran de los que se bañan todo el año, que los hay.

Bicos ;-)

Tawaki said...

Esas nubes son como un velo al viento.

Raquel said...

Banderas, la verdad es que también aquí es extranísimo que estemos teniendo tan buen tiempo. Es un poco loco, ¿no?
Anoche nos regalaron una hora más. Vosotros ya hace una semana que cambiásteis los relojes
Besos

Tawaki, velo al viento, eso es, me robaste esas palabras y por eso no las supe decir.
Un abrazo

Mariano said...

En Madrid estamos viviendo una mezcla de otoño y primavera que lo que está provocando es muchísimos virus.
Y a esperar a que caiga el invierno de golpe.
Me encantan los arces.
Besitos/azos.

leo said...

Precioso ese otoño tuyo. Es cierto que tiene un olor especial, a jirón de nube, a frío de despunta.

Raquel said...

Mariano, este año está siendo raro. Mejor vivirlo tal y como viene.

Leo, cuéntame cómo es el cielo de Madrid en estos días.

Un abrazo para los dos

Palmoba said...

Preciosas las fotos, tentadoras, me hablan de Noviembre,siempre buenos noviembres.

Raquel said...

Palmoba, juraría que te contesté ayer. Um... Te preguntaba por qué te gustan los noviebres.
Un abrazo

Dédalus said...

Es curioso: Miro las fotos y pienso que todos los otoños del planeta deben de ser muy parecidos. Compartimos el mismo cielo y los colores de las hojas, que se doran y tornan amarillentas, ocres y parduzcas. También tu y yo compartimos una misma lengua, para entendernos... y, ahora que lo pienso, es posible que hasta alguna muy humana ilusión.
Ya ves, tan lejos y, un poco también, tan cerca.

Te deseo un hermoso otoño. Sé que lo disfrutas.

Raquel said...

Se comparte más de lo que uno piensa. Creo que tiene que ver con la forma de ser, de vivir, de pensar. Los lugares nos obligan a vivir de determinadas maneras, condicionan las formas. Sin embargo, lo que creemos que nos pertenece con más fuerza no nos abandona, lo llevamos con nosotros, nos hace fuertes, nos conecta al mundo de quienes sienten de esa forma también.

Yo también te deseo un hermoso otoño Dédalus, tu norte debe estar precioso ahora
Un abrazo

Julia Ardón said...

Qué fotos más hermosas....por Dios!!!
Qué sensibilidad...mujer

quedo muda.
Reverencias.

Raquel said...

Gracias Julia. Un gran beso para ti