Wednesday, November 21, 2007

Vacía la ciudad

De repente la ciudad parece quedarse vacía. Más que quedarse vacía se tranforma: muchos se van y otros vienen para celebrar en familia o con amigos. Mañana es el Día de Acción de Gracias y muchos ya han comenzado los preparativos para la celebración, lo más tradicional, el pavo, las frambuesas, el pastel de calabaza.

Es de noche cuando termino mi última clase. Te agradezco que me recogas porque llueve-nieva y ese viento mueve un aire frío que azota la cara. Te agradezco la puntualidad, el no tener que esperar.
Desde el coche ya no importa el semáforo en rojo

ni el viento que ignora y no se compadece

Anticipo el calor de la casa, su acogida.
Afuera, esta imagen

y los árboles que como ayer, parece sostenerse en un infinito sin necesidad de tregua. Hoy un poco más cargados con las primeras nieves del año

5 comments:

leo said...

¡Qué frío transmiten tus fotos! Desde aquí también se agradece saber que las tomaste desde dentro del coche.
Un beso invernal. Y feliz día de Acción de Gracias

Portorosa said...

Pues feliz día de Acción de Gracias, Raquel.

Un beso.

(¡Cómo atrae la nieve al que no está acostumbrado!)

Raquel said...

Leo, los primeros fríos se sienten más. Luego empiezas a habituarte y aprendes rápido a evitarlo, a abrigarte... La gente que ha nacido aquí son capaces de salir casi en pantalón corto en un día así... Bueno, eso es un poco exagerado pero cierto, créeme. Todo es relativo, ¿no? Adentro se está bien.
Un besote

Portorosa, sí, la nieve es bellísima y muy muy atractiva, aunque tiene unos cuantos inconvenietes. Ya te iré contando.
Un abrazo

Tawaki said...

¿Otra vez la suerte del momento?
No lo creo.
Espero que lo pasárais bien con el pavo.

Un beso,

Raquel said...

Hola Tawaki,
sí el momento y el lugar ;-)

Fue un día bonito por tranquilo, sin compromisos y sin prisas. Gracias y un besote.