Thursday, November 29, 2007

Se vende

Mientras estaba escribiendo "no quedan rendijas para escaparme y perderme en estos días", algo respondió inmediatamente: "mucha faena". Mucha faena por el quehacer, sí; y mucha faena de fastidio también porque hay otras cosas que ahora me gustaría estar haciendo y no puedo. Ese algo me hizo recordar esta foto y esa puerta que tanto necesita una buena faena

(No, no estoy hablando toros.)

12 comments:

leo said...

Muchas cosas por hacer, siempre algo pendiente, ¿verdad? ¿Dónde está el Dorado de los minutos doblesssssssssss?
Genial la foto: sí que necesita una buena faena. No quiero imaginarme el interior.
Besotes.

Mariano Zurdo said...

Eso es lo malo, que dedicamos más horas a cosas impuestas que a cosas que deseamos.
Habrá que encontrar el equilibrio.

banderas said...

Pues tendrás mucha faena, pero un huequecito siempre tienes para nosotros. No sé cómo te las apañas. Procura no agobiarte, que no merece la pena.

La puerta, un pecado... y la foto muy oportuna...je!je!

Biquiños ;-)

elita said...

¡No hay nada como tener "mucha faena" para saborear aquello que más nos gusta hacer!

La foto es genial, me imagino sus alrededores...

Besitos.

Julia Ardón said...

A mi la puerta me encanta.No le cambiaría nada.

;)

Luis López-Cortés said...

Me recuerda a unas fotos que tengo de la zona de La Alberca. Besos.

Raquel said...

Leo, siempre algo pendiente y algo por hacer. Las clases terminan dentro de nada y tengo que hacer dos trabajos largos. Todo se andará.
Gracias y un besote

Mariano, tengo que esperar dos o tres semanas para poder encontrar ese equilibrio. Luego me regalo todo un mes para hacer lo que quiera.
Muchos besos

Banderas, sé que va a haber días que no pueda pero bueno, por ahora ese hueco está ahí. Oportuna la foto, ¿verdad que sí?
Besos

Elita, la puerta es de una calle en mi pueblecito. A ver si cuando vaya vuelvo a pasar por ahí para ver si todavía está de la misma manera.
Un abrazo

Julia, luego te cuento si se mantiene igual o ya la tiraron
Mucho cariño

Luis, mi pueblo está por la zona de La Alberca aunque no en la sierra de Francia sino en la de Béjar.
Un abrazo

Dédalus said...

Pero también puede ser saludable hacer todas esas cosas que se tienen pendientes y que uno va dejando. Al final, es preciso considerarlas, aunque supongan, como dices, "mucha faena".
Agustín de Hipona (San Agustín, digo), decía que "la paz es la tranquilidad del orden". Y comparto esa sensación. Por eso a veces no me duele dedicarme a mis cosas, por rutinarias que sean, y prorrogar los placeres para mejores ocasiones. No en vano también se dice eso de que el mayor gozo tiene lugar en las vísperas...

Un besazo, Raquel. Te sigo.

Palmoba said...

Se vende, en cartel oxidado en una puerta desvencujada..y sigue habiendo esperanza por venderse...lo trasladamos a nosotros?? puede ser?
Esa foto es esperanza.

Raquel said...

Dédalos, sí, esas otras cosas que se van dejando hay que hacerlas. A veces tienen que esperar más de la cuenta. Como dice Mariano, el equilibrio es lo que hay que buscar y, al menos a mi, es lo que me mantiene en pie. O lo intento.
La anticipación de algo... lo mejor.

Yo también te sigo.
Un beso grande

Palmoba, puede ser, puede ser. Podemos más de lo que creemos. Tú misma lo dices, esperanza.
Un abrazo

Tawaki said...

Más que buena faena yo creo que a la puerta le hace falta un repuesto. Pero mejor no hacemos analogías, ¿verdad?

Además, la foto queda mejor así.

Un beso

Raquel said...

No, no se pueden hacer analogías hasta dentro de dos semanas que ya esté de vacaciones.
Besos