Monday, February 18, 2008

Habrá que esperar

Vamos a tener que esperar un buen rato antes de que llegue el deshielo. Quiero olvidarme de los días de frío y nieve pero es difícil. La vida sigue, claro,

pero es como si todo se ralentizara. Por ahora, será mejor dejarse sorprender por los caprichos del frío y su complicado idilio con la humedad, la nieve que no llega al suelo, la lluvia helada.
Hoy las ramas de los árboles se convierten en espejos,

lágrimas y cristalitos colgantes

en un juego de transfiguraciones

mientras el sol juega a entrar y salir entre el manto de nubes

Los árboles se ven fantásticos a lo lejos. Por ahora me quedo con lo más cercano, este viaje de cercanías y esos bordados que, como ayer, te roban la mirada




5 comments:

Irreverens said...

Me gusta especialmente la tercera foto empezando por arriba.

Besos cálidos, aunque también nublados.
:)

Mariano Zurdo said...

Por aquí amaneció un día plomizo que apenas lagrimea.
Besitos/azos.

Dédalus said...

Eres mi musicometeoróloga favorita, Raquel. Retratas los paisajes cotidianos, aportando siempre algo de aquello con lo que la naturaleza les dota: sea un carámbano colgando de un alero o unas ramas felizmente cristalizadas en millones de estrellas de hielo...
Hay una cierta música, un orden y una geometría en cuanto publicas. Es sencilla y me gusta. Sí, sí...

Un beso abrigado y envidioso de nieve.

banderas said...

Un fenómeno ese de la cristalización de las ramas que jamás había visto (ni en foto) y que me está dejando alucinado. Precioso y duro.

Por cierto, hoy están de elecciones primarias por ahí ¿no?

Bicos ;-)

Raquel said...

Irreverens,
gracias. Me sigue gustando "Contigo, adonde sea". De verdad.
Besotes

Mariano,
¿entonces interpreto que hoy estás un poco cansado y caminando lento, como sin ganas de mucho?
Abrazo grade

Dédalus,
gracias a ti también. Nieve, hielo, paisajes cristalizados... ay! que ya vamos necesitando mucho sol, otros colores y calor
Un besote

Banderas,
precioso y duro, exactamente. Yo tampoco había visto tanta nieve y luego hielo y por tanto tiempo en las ramas. Es un poco alucinante.
Con las elecciones primarias estamos. Seguro que te enteras antes tú que yo de los resultados.
Muchos besos