Thursday, June 11, 2009

Así que esa era la disculpa

Señor Andrade, le prometí ser breve y así será hoy. No es sólo porque el día amaneció nublado y nunca llegó a despejar. También llovió. (Como si no estuviera permitido que lloviera cuando se está en lugares como éste, aunque sea el invierno de aquí y con 22º la gente se abrigue como si fuera el otoño de allá). Además, estuve todo el día adentro. Sí, mejor que los días claros lleguen cuando ya la conferencia haya terminado.
¿No le había dicho que la disculpa para venir fue el congreso de LASA (Latin American Studies Association?

P6110003

Sí. Hoy fui temprano porque tenía que recoger los materiales y quería escuchar un panel a las 9. Yo presenté a las 3 y me fue bien.
Es una conferencia demasiado grande, 8000 participantes, unas 4.000 ponencias. Me pierdo entre tanta gente. Pero volver a ver a compañeros es siempre especial y conocer a otras personas y su trabajo una de las buenas razones de las conferencias.

Le digo algo más y ya termino. Esta noche fui al Centro Cultural Carioca a esuchar a escuchar samba y choro. El espacio, una segunda planta de una casa restaurada con mucho gusto, sus balcones abiertos hacia una pequeña plaza. La música, toda la sutileza y riqueza del choro bien tocado, preciso. Era el grupo Semente el que estaba tocando. La gente disfrutando música y baile. Un gusto verles bailar, sí. Gente joven, coqueta, juguetona. El inconfundible paso de la samba, la sensualidad del choro.

5 comments:

Irreverens said...

Pues sí, al menos yo me preguntaba si estarías medio de vacaciones o habrías ido a tocar con tu grupo, o a visitar al señor Andrade...

Ahora ya me quedó claro.
:)

Y mejor que se estropee algo el tiempo. Si no, no habrá quien quiera estarse quietecito dentro de un edificio. Sip.

Besotes

JESUS y ENCARNA said...

menudo paseo me acabo de dar por tu casa!!!
Besicos
Encarna

Mariano Zurdo said...

Pues a mí no me cabía duda de que irías para aprender, compartir, y siempre detrás (o delante) la música.
Besitos/azos.

marta said...

Tengo tres o cuatro amigos en la misma conferencia! A disfrutar!

Luis Alejandro Bello Langer said...

Es que las lluvias tropicales no respetan estación alguna...y cuando se trata de viajar a lugares nuevos, siempre hay excusas. Saludos afectuosos, de corazón.