Monday, June 01, 2009

Sunny sunday

Nada como las expresiones de los niños en sus ensimismamientos o en sus juegos

P5310002

Tal vez no sólo la de los niños sino las de todos. No nos vemos a nosotros mismos cuando el infinito se lleva la mirada y el pensamiento planea.

Ayer fue la graduación de uno de mis estudiantes. Todo muy a la "americana",

P5310009

me alegré poder estar ahí con él en una de esos eventos que marcan un nuevo ciclo. En realidad no es así de sencillo y no hay un terminar y un comenzar. Pero debe ser que nos gusta ponerle sello y broche a las cosas.

Fue una ceremonia pequeña, en un lugar privilegiado. Me gustó mucho escuchar a Dominic y a las otras tres chicas que se graduaban. (Sí, muy extraño tener una clase tan pequeña pero es un colegio particular y más exclusivo que menos)

P5310012

Desconecté cuando el discurso de la siguiente persona seguía y seguía.
Nada como las expresiones de los niños en sus ensimismamientos o en sus juegos

P5310003-Cr

8 comments:

Irreverens said...

¡Y tan particular! ¡Qué afortunados son esos alumnos!
:)

Y qué preciosas esas dos niñas, con su colorida vestimenta y su autenticidad... y su ensimismamiento (¿qué será eso?).
:P

Felicidades por Dominic.

Y besotes

Alegría said...

¡Qué caras tan preciosas! y esa mirada de inocencia y curiosidad, con los ojos abiertos y absortos... ensimismados... ¿qué pasará por sus cabecitas?

Un beso.

Elèna Casero said...

¡qué especial parece todo!
las niñas son un encanto. Sí, ¿qué estarán pensando?

Cecilia Alameda Sol said...

Asistí a una ceremonia de graduación en Columbia y me quedé perpleja. Aquí no se festeja tanto a los estudiantes y ese momento del fin del curso es muy importante para ellos. Han llegado a una meta, difícil a veces, y han obtenido un éxito. Me sentí muy metida en aquella fiesta.
Para quien dirige a los chicos también tiene que ser un gusto este festejo.

dintel said...

Hoy que tengo un poquitín de tiempo me paso por aquí. No sabes cómo lo añoro!!!

Mariano Zurdo said...

Es difícil abstraerse de esas miradas, desde luego.
Y felicidades por lo que te toca.
Besitos/azos.

Raquel said...

Irreverens,
conocí a la mamá de la niña del vestido rojo. Encantadora también.
Besotes para ti.

Alegría,
sí, qué pasará por sus cabezas. Bonito verlas jugar y tratar de estar en silencio y tranquilas a medida que toda la ceremonia avanzaba.

Elèna,
hola! Ahora voy a verte.

Cecilia,
así lo viven.

Dintel,
qué cosa lo de no tener tiempo para hacer todo lo que queremos, ¿no?

Mariano,
gracias.
Besotes

julia said...

te faltó la foto de los birretes al aire!