Thursday, June 18, 2009

Niterói, más desde adentro

Llevo días con ganas de hacer algo que por fin hacemos hoy, cruzar la bahía para ir a Niterói, una pequeña ciudad junto a Río que para muchos que trabajan en Río es un área residencial. Lo especial es que hoy compartimos el día y vamos a Niterói con alguien que vive allí, un maestro de capoeira y candomblé que conocimos el otro día en la conferencia de la universidad Uni-Rio.
Justo ayer comentaba cómo echaba de menos poder conocer la ciudad con alguien del lugar y precisamente eso es lo que ocurre hoy, una mirada desde adentro, un asomarse al mundo al que no llega el turista porque no se conoce y por mil razones más.
El ferry que sale a Niterói sale de la Praça XV,

P6180013

ahí donde llegué uno de mis primeros días en Río y donde me asombré por la cantidad de gente que se apresuraba a coger el ferry. Entonces pensaba que a las 5:30 era el último. Hoy sé que no, que salen cada 20 minutos y que el último es poco después de media noche.

El viaje en ferry se hace muy corto. Me asombra la cantida de gente que entra y sale, y lo rápido que todo sucede. Es como entrar y salir del metro, ese tipo de rapidez. Ahora alguien nos guía y no tenemos ni que tratar de pensar dónde sentarnos para encontrar las mejores vistas porque ya te lo dan hecho.
Mientras nos alejamos del centro de la ciudad

P6180035

P6180033

voy pensando que aunque no haya mucho al otro lado, este corto viaje por la bahía merece la pena, Corcovado siempre vigilante

P6180040

y la estela de agua en la que perderse

P6180045

Como en otras ciudades, Niterói a estas horas bulle con gente yendo de un sitio a otro,

P6180065

haciendo compras

P6180066

y en fin, todas las cosas del día a día de una ciudad. Aunque las formas y los horarios sean diferentes, podemos reconocer ese ritmo en cualquier ciudad.
Vamos hacia el mercado de San Pedro atravesando otro mercado. Me encanta poder hacer eso porque es ahí en los mercados donde se ve lo que la gente come, lo que se compra, lo que cuestan las cosas para el ciudadano de a pie, cómo la gente te recibe, te rechaza, te abre los brazos

P6180083

o te regala una sonrisa

P6180089

Además, ahí está el maestro Casquinha que vive aquí y se va encontrando con conocidos y amigos

P6180091

Siendo la persona cordial y abierta que es, y con toda la energía positiva que tiene, es un placer seguirle los pasos.
Es día también de enterarme por fin de porqué tantas tiendas de velas

P6180100

y ofrendas:

P6180107

son para quienes practican santería y candomblé. Las dos prácticas están muy extendidas entre los afrobrasileños.
Por fin alguien puede contarnos algo acerca de todas esas cosas que nos llaman la atención, como ésto, que nunca hubiera imaginado que era tabaco para mascar

P6180102

Un poco más adelante están estos dos viejitos vendiéndolo y jugando al dominó entre venta y venta,

P6180117

Simpáticos, tratamos de hablar con ellos y nos comunicamos más por señas que con palabras que unos y otros podamos entender.
Antes de ir al mercado hacemos una parada obligada en el restaurante Mário (Caneco gelado do Mário) a comer unas croquetas de bacalao

P6180132

Aunque ya las hemos comido estos días, las de aquí son exquisitas. Cuando preguntamos porqué siempre traen aceite de oliva portuguesa a la mesa, la respuesta es: e muito bom.
Camino del mercado también descubrimos cómo es el maracuyá que tanto nos ha gustado en zumo

P6180134

y ya en el mercado, cómo es el pez enamorado

P6180135

Ahí llegamos al mercado de San Pedro. Esto es lo que pasa, tú compras el pescado que quieras y subes a uno de los restaurantes del segundo piso donde te lo preparan. Consquinha elige trilha

P6180140

y pirauna

P6180145

Aunque hubiera preferido comerlo a la plancha, frito está buenísimo. Lo acompañamos con ensalada, arroz y farofa (hecho a base de harina de mandioca), algo muy típico de aquí

P6180156

Y para bajar la comida, un largo paseo a lo largo de la bahía pasando por el centro

P6180161

y recorriendo la línea de la costa a la hora precisa

P6180162

para poder seguirle los pasos del sol

P6180172

mientras juguetea con el agua, el espacio y sus momentos

P6180176

P6180180

Nos detenemos un momento antes de que se vaya del todo

P6180191

P6180188

y jugueteamos en la arena mirando al monte

P6180189

y encontrando de cerca la silueta de nuestros progresos industriales

P6180193

Luego nos dejamos ir

P6180202

con la misma suavidad con la que la luz dibuja sus paisajes

P6180211

Seguimos caminando un rato más

P6180222

para llegar hasta el Museo de Arte Contemporáneo, inaugurado en 1996 y construido por el famoso arquitecto brasileño Oscar Niemeyer

Museo de Arte Moderno

Se supone que tiene una considerable colección de obras donadas por João Sattaini pero no podemos verla: hay un acto ofcial y el museo está cerrado al público. Nos conformamos con verlo desde fuera

Moma

y nos sentamos a disfrutar de la noche que ya comienza a despertar sus luces

Moma en Niterói

5 comments:

dintel said...

Pero qué pasada. ¡Cuánta vida y vivencia acumulas!

Raquel said...

Ya se me acabaron los días. ¿Has disfrutado el viaje?

Irreverens said...

¿Ya hemos terminado?
Ooooooooh...

Bueno, no nos podemos quejar. Hemos visto muchísimas cosas gracias a tu maravillosa forma de guiarnos.

Muchas gracias, Raquel.
:)

Besotes

Raquel said...

Irre,
te falta un poquito. No he podido subir las fotos del sábado y domingo pero en eso ando. (Siento la anacronía. Acabo de llegar a Madison)
Mua!

Luis Alejandro Bello Langer said...

El de las cinco y media no será el último, pero es el de la hora punta...por eso es que corrían con tanta prisa para coger el ferry.

Y pese a que Brasil es el segundo país con mayor cantidad de católicos en el Mundo, la santería y sus extensiones (incluyendo la macumba) están muy arraigadas en las tradiciones populares.

Ja...me hizo gracia lo del pez enamorado. ¿Por qué es que lo llaman así? Saludos afectuosos, de corazón.