Tuesday, June 16, 2009

Santa Teresa, en lo alto y de cerca

P6160026

El tranvía sube allí donde los hilos de colores tejen el bordado del tiempo y relatan la historia, pasado y presente, lo más cuidado y lo más abandonado, lucha y arte.

Santa Teresa fue una de esas áreas residenciales que la clase alta del siglo XIX eligió para vivir transformándola en una próspera zona donde las mansiones mostraban afluencia y abolengo. El tranvía les comunicaba con el centro

P6160040

P6160043

Ese pequeño tranvía, el "bonde", sale cada media hora del centro, junto al edificio de Petrobras. Una vez que llega a Santa Teresa va parando para dejar a pasajeros. No recoge a muchos porque unos y otros saltan a los lados del tranvía para hacer el recorrido gratis.
A medida que subes ves la bahía a lo lejos, las favelas tendidas en la montaña. Desde Pan de azúcar las veías más de lejos pero ahora las tienes ahí al lado

P6160080

P6160081

y las ves de cerca

P6160082

P6160083

En ese laberinto de pobreza, recuedo la película "La ciudad de Dios". Esta es la realidad y cuesta verla, como cuesta ver el contraste, pero no, gracias, hoy no quiero hacer un tour por la favela.

Sí, los ricos dejaron Santa Teresa a principio del siglo XX y la zona se fue deteriorando. Mansiones y jardines fueron abandonandos hasta que en los años 60 y 70 artistas y bohemios se fueron a vivir a la zona, reconstruyeron mansiones y empezaron a revitalizar el lugar. No sé cómo sería entonces. Ahora, con pintadas en las paredes y el arte callejero, las mansiones nunca llegan a sentirse como castillos infranqueables o lugares exclusivos

P6160095

Casas retocadas y chabolas, arte interior y exterior

P6160109

P6160110

En nuestro camino de bajada no nos encontramos con mucha gente. Esta parte de la ciudad parece que es centro de músicas y actividades culturales pero a estas horas del día solamente nos encontramos lo habitual, el vendedor que pasa anunciando algo que no sé qué es, el barrendero, el jardinero,

P6160094

el niño Gabriel que espera el autobús,

P6160121

Vemos cómo las líneas de la ciudad se entrecruzan, los límites de las zonas de pobreza y riqueza se confunden, cómo todo navega en el esta ciudad aderezada con azúcar y sal

P6160112

No camina mucha gente más

P6160153

Desde luego, casi nadie sube. Coches y autobuses son nuestros pasos, y ese tranvía tan pintoresco que asciende con lentitud

P6160190

Los contrastes son palpables a cada paso del camino, lo que ya está cuidado,

P6160156

P6160160

y lo que debe esperar un poco más

P6160169

En el centro de Santa Teresa es donde más movimiento se ve, donde restaurantes, tiendecitas y centros culturales han ido aparecieno a medida que artistas y turistas han "enriquecido" el lugar. Como en muchos otros lugares, nunca te aburres cuando estás en la calle. La gente inyecta vitalidad y nada sucede dos veces de la misma manera

P6160166

Caminamos por el Largo do Guimarães

P6160168

y comemos en un restaurante que sirve platos típicos de Minas Gerais. Es tarde ya cuando salimos de allí y comenzamos a bajar hacia el centro de la ciudad antes de que se haga de noche. Preferimos seguir caminando un rato más

P6160196

para alcanzar a ver los escasos colores que hoy podemos ver del atardecer

P6160200

Al fondo queda la bahía, los dos mundos fundiéndose en el bordado

P6160214


9 comments:

Fernando Santos (Chana) said...

Olá Raquel, bela reportagem...Belas fotografias...Espectacular....
Um abraço

Irreverens said...

Imagino que hay que "saber moverse" por una ciudad como ésta... Lo digo porque todo parece muy pacífico y apacible, pero sabemos que no lo es. Yo también vi "Ciudad de Dios"...

Me ha gustado mucho esta parte.
:)

Besotes

Calvin said...

Gracias por compartir "tu ojo" y tus palabras.

Fernando said...

Las fotos del centro me han recordado a Portugal (claro), sobre todo a algunos barrios de Lisboa.

Raquel said...

Fernando,
muchas gracias. Cómo me gustaría saber portugués para poder compartir un poco más con la gente aquí en Río.

Irreverens,
las fotos "limpian" un poco la ciudad. No porque quiera hacerlo sino porque así se ve cuando no hay gente. A las favelas no entras y la misma gente te lo dice. Hay que tener cuidado cuando oscurece y sólo moverse por algunas zonas. Poco a poco vamos descubriendo todo eso.
(A ver si puedo ir respondiendo comentarios. Ya por fin.)
Un besote

Calvin,
hola! gracias. Compartir el viaje así es una forma diferente de vivirlo. Bonito teneros conmigo.
Un abrazo

Fernando,
yo también pienso en Lisboa al ir por algunas partes de la ciudad, esas casas, el aire de la calle con el tranvía, el aspecto de algunas plazas...

Alegría said...

Quizás este recorrido, haya sido más "duro", pero a mí es el que más me ha gustado... Casi palpar el cómo el tiempo y el paso por según que circunstancias, va cambiando un entorno bello y privilegiado en... otra imagen... Las calles solitarias... las pintadas... el niño solitario que espera el autobús... Los lugares casi abandonados... Ha sido muy esclarecedor...

Besos, divina.

Raquel said...

Alegría,
así es, tal y como lo sientes y lo dices.
Besos y no te de envidia, que seguro que algún días vas a ir para allá. (Tanto que ver en todas partes!)

Alegría said...

... lo sé... Además, ayer, escuchaba parte de mis pensamientos al ver una película en el cine, aparentemente juvenil... El poder de viajar a otros mundos, a través de la lectura... Parecía como si partes de la película, hubieran salido de mis pensamientos... ;)

Me alegra tenerte de vuelta "en casa" (lo bueno, debe hacerse breve...)
Tengo lectura atrasada de tus últimos dos posts, pero me gusta hacerlo con tranquilidad...

Te mando un beso a la carrera.

Luis Alejandro Bello Langer said...

Ja...se me hace familiar la escena de Santa Teresa y su historia, como la del Cerro Alegre en Valparaíso, donde los ingleses se instalaban con sus colegios y todo (y fue donde germinó el fútbol en Chile).

Saludos afectuosos, de corazón.