Wednesday, June 10, 2009

Río de Janeiro, otro centro

Ponerle una tarjeta al teléfono no es tan fácil como yo pensaba. Lo primero es saber que en los kioskos se compran. Aquí, como en España, los kioscos son clave en la vida de la ciudad: el periódico, las revistas, los crucigramas y sudokus, las golosinas, la información, el punto de encuentro. Los hay por todas partes, como los puestos de zumos (con o sin vitaminas añadidas) y los bares. Lo segundo, comprender que no sólo hay que comprar la tarjeta sino que hay que registrar el teléfono a tu nombre y esperar unas dos horas para poder empezar a hacer llamadas. Lo tercero, enterarte de qué compañía y qué programa de llamadas porque hay mil opciones. No llegué al tercer punto porque no me iba a enterar de nada. Compré lo suficiente como para hacer llamadas locales en estos días.

Parte del proceso de entender un poco más cómo funciona cada lugar. En ese sentido, el paseo de hoy ha sido algo parecido.

Son las tres cuando llego al centro. El metro es fácil de navegar. Conveniente. Está limpio y parece seguro. Salgo a la Praça Floriano que, según cuentan, cobra vida por las noches con sus cafés al aire libre y animadas conversaciones sobre política y sociedad

P6100014

Camino a lo largo de una de Rio Branco, una de las avenidas de la zona. Sé que hay uno de esos paseos guiados por la zona pero es demasiado largo (4 horas) y hay cosas que no me interesan. Entro en el Museo Nacional de Belas Artes y le pregunto al guardia de seguridad por dónde, qué es lo más interesante. Esto no, esto sí. Voy hacia la iglesia de La Candelaria pero no me mantengo en la avenida. Calles y callejones tiran de mis pasos una y otra vez, plazas y calles llenas de gente, con todo el contraste que la ciudad respira, una iglesia del siglo XVII

P6100018-PlazaCarioca

junto a los edificios del urbanismo de nuestra modernidad,

P6100019

el contraste extremo de gente en todos sus matices de color

P6100030

o formas,

P6100029

desde lo que nos pueda resultar más a ajeno

P6100028

a lo más familiar

P6100031

Tengo cuidado. Dicen que Río es peligroso.
Hay mucho ruido, muchísimo. Cerca de la plaza del metro Carioca, el ruido de las tiendas y anuncios se confunde con el del tráfico. El ritmo es rápido. Gente caminando, gente que compra, que vende, que símplemente está

P6100060

En este callejón, como en el anterior, todo se entremezcla,

P6100070

el rompecabezas humano, el arquitectónico,

P6100034

los colores,

P6100041,

los anuncios que parecen estar muy fuera o muy en el lugar

P6100075


P6100086

P6100088

Yo soy la única ficha que parece estar descolocada. Pero no hago caso. Sigo caminando rápido, haciendo fotos sin entretenerme mucho en medio de esa arquitectura que a pesar de que pertenece tiene algo de anacrónico también

P6100092

P6100089

Cuando vuelvo a la avenida principal ya voy buscando la Praça Pio X donde está la iglesia La igreja de Nossa Senhora de Candelária, una construcción del siglo XVI que más tarde fue renovada a finales del siglo XVIII

P6100108

Iglesia de La Candelaria

Junto a la plaza, me acerco al Centro Cultural Banco de Brasil, una sala de exhibiciones con una exposición sobre favelas. Precioso el lugar

P6100144

e impresionante la exposición

P6100145

P6100133

No me queda mucho tiempo más de luz y camino rápido hacia el convento de San Benito. Está más lejos de lo que creía y sólo llego a ver la iglesia pero desde lo alto, la calle me enseña sus casas venidas a menos, el tráfico pesado

Centro

y las maravillosas ideas de los cariocas, un campo (con sus limitaciones pero campo) para jugar al fúbol en lo alto de un edifico

P6100177

Se va haciendo de noche cuando vuelvo a bajar. Recorro de nuevo la manzana con todas esas casitas de fachadas casi en ruinas

P6100157

y camino hasta la zona portuaria aunque no me paro mucho:

Puerto

el olor es insufrible y hay demasiados militares en la zona, demasiados coches, pescadores ansiosos tirando una y otra vez el hilo con el anzuelo

Puerto

Es hora de seguir camino. Vuelvo a otra de la avenidas principales y como en todo este paseo, descubro más joyas aquí y allá, casas con fachadas preciosísimas, algunas muy abandonadas y otras muy cuidades, la plaza desde se coge el ferry a Niteroi y hacia donde todo el mundo corre como si fueran a perder el último del día,

Centro

el Palacio Imperial...

Centro

No queda luz. Hay que volver otro día.
Ahora es el momento de tomar un café del país, tratar de entender su sabor y tal vez repasar porqué lo hacen así y no de otra manera. Como todo.

8 comments:

Alegría said...

Una de mis aficiones favoritas, es salir de viaje de vacaciones, cuando no son fechas propias de vacaciones. Cuando llego al lugar, me gusta irme al centro, y, o pasear por él, o sentrame en una terraza, a observar, en ambos casos, el ir y venir de la gente, en sus quehaceres habituales... El que sale de trabajar a tomar un café, un refresco, la señora con niños pequeños, las chicas jóvenes a horas en las que quizás deberían estar en clases, estudiantes universitarios... Te das cuenta de que, todo, se asemeja mucho más de lo que parece... La vida, no se diferencia tánto de unos a otros... Cambia el marco, el contexto... pero solemos hacer las mismas cosas...

Después, me gusta perderme entre las callejuelas... esas que no se ven, a menos que te quieras adentrar en ellas... Las que no salen en las guías de viajes, y observar el pequeño almacén de barrio, la casa modesta, el zapatero...

El centro de Río, me recuerda al de Cádiz... Parecida edificación... calles.

Rafael said...

Preciosos dos reportajes, Raquel. ¡Qué espléndida forma de entender la vida Raquel! Que sigas disfrutando el viaje y la vida. Besos. Rafael.

Irreverens said...

Viajar de tu mano es siempre un auténtico placer, Raquel.
:)

Realmente es como si estuviéramos allí contigo, comentando esto y aquello, tomándonos ese café...

Besotes

Fernando said...

Cómo me gustaría uno de esos cafés, bien reposados y conversados.

Anonymous said...

Hola Raquel..bueno yo soy una desconocida para tí pero todas los días me gusta leerte...y jo es una suerte poder hacerlo un besito..y de paso también he conocido a todos los que te escriben y te acompañan...

leo said...

Qué gozada de viaje, Raquel.
Quiero máaaaaaaaaaas.
Besosss

Minombresabeahierba said...

¿de Niteroi siguió camino a Buzios, Raquelcita?

Tiene una nominacion en mi blog, cuando desee puede pasar a retirarla , abrazo

Luis Alejandro Bello Langer said...

Brasil me atemoriza un poco por el tema de la delincuencia...aunque dicen que está más controlado que en años anteriores por la disposición de sacar a los militares en las zonas más conflictivas. De todos modos, es un destino que atrae (en lo personal, quisiera conocer Belo Horizonte o Curitiba).

Y como ves, para ellos el fútbol es pasión y se juega en todos lados. Saludos afectuosos, de corazón.