Friday, November 14, 2008

Leyendo, en el proceso

No me gusta tener que hacer a la vez trabajos sobre temas muy distintos pero a veces no hay más remedio. Queda muy poco para terminar el semestre y las tareas se acumulan.

Estoy leyendo sobre música andina para un trabajo sobre los instrumentos de viento andinos, particularmente los que se tocan en tropas o en grupos más o menos grandes en comunidades más tradicionales. Leyendo sobre la ritualidad en los instrumentos en sí y las ocasiones en las que se tocan: fiestas patronales, ceremonias ligadas a los ciclos agrícolas, a la estación seca o a la de lluvia, ceremonias de renovación, etc. Leyendo sobre el poder de los instrumentos como herramienta de expresión de una determinada manera de concebir, interpretar y sentir la música; leyendo al fin, sobre la complejidad de las culturas, sus cambiantes contextos sociales y las mil formas de manifestarse. La creatividad del ser humano en el centro de todo eso.

Estas fotos no son precisamente ilustrativas del tema sino

PB130009
efectivamente, un paseo que me ayuda a desconectar y a la vez, a conectar los pasos con la tierra y el discurrir de los días y sus procesos,

PB130010
la otra etapa

PB130008

Un descanso entre lectura y lectura, y paso de página: un salto en el átlas, otro mapa. Llego a México otra vez, a los sones mestizos, a la hibridación que tuvo lugar en la formación del género allá desde principios de la colonia, las transformaciones, los aportes de las diferentes culturas (africanos, indígenas y españoles) y las nuevas interpretaciones destacando una u otra herencia cultural dependiendo de discursos nacionales, locales, étnicos, culturales, etc.
Es curioso, llevo hablando de hibridación en determinados géneros musicales desdes hace mucho tiempo pero es ahora que estoy haciendo una clase sobre "Música e hibridación" cuando soy mucho más consciente del tema. Creo que siempre pasa. Debe ser que es parte del proceso.

9 comments:

dintel said...

Relamente, tal como me cuentas tu vida, me la imagino como una película. Hace más años que yo no doy un paseo de esos. Vivo conectada continuamente a lo que hago. En fin, que dicen que la envidia es sana... dicen...

Irreverens said...

Vamos, que todo está intrínsecamente imbricado pero, como formamos parte de ese todo, nos cuesta ver su globalidad.

En el fondo somos una hojita más; como todas esas que cubren el suelo de tus paseos.
:)

Besotes, hermosa.

Raquel said...

Dintel,
necesito momentos para poder desconectar un poco y mirar las cosas desde otro ángulo. Creo que tú también, de una u otra manera, lo haces.

Irreverens,
exactamente; todo y todos estamos conectados.
Muchos besotes para ti también.

Dintel e Irreverens, a disfrutar el fin de semana, el tener más tiempo para uno, para perderlo, para hacer algo diferente.

geminisdespechada said...

qué interesante lo de la música andina!! y no lo digo de coña eh?

Raquel said...

Sí, es otro mundo, otra historia. No tanto las versiones más urbanas que conocemos sino las que aún se mantienen de forma más tradicional.

JESUS y ENCARNA said...

Yo tambien "envidio" esa capacidad tuya por encontrar esos momentos en tu vida cotidiana, por más que lo intento, no puedo, no me deja esta vida que llevo...
Petonets
Encarna

Raquel said...

Encarna,
a veces me cuesta, no creas que no. Pero creo que tengo más ventajas que tú, para empezar, esta ciudad no es muy grande y me ahorro tiempo en las distancias. Vivir cerca de sitios con árboles y espacios verdes ayuda también.
Besotes

Luis Alejandro Bello Langer said...

Uf, claro...es como dividirse la cabeza en dos, pero el tiempo se vuelve muy tirano en ocasiones por mucho que queramos evitarlo.

¿Música andina? Algunas referencias tengo al respecto...el problema es que abarca algo tan extenso que algunos países de la zona se lo atribuyen como propio en sus componentes más importantes. Recuerda que los pueblos andinos son muy creyentes en la Pachamama, la Madre Tierra...de ahí que muchos de sus ceremoniales estén ligados a ella.

¡Yo me quiero recostar sobre el manto de hojas secas! ¿Me acompañarías? Saludoa afectuosos, de corazón.

Raquel said...

Luis,
el mundo andino es amplio y muy diverso, muchas tradiciones y una riqueza musical impresionante. Sí, algunos se atribuyen lo que no les pertenece. Es una historia larga.
Un abrazo