Wednesday, April 23, 2008

Calma

Después de un día largo, sólo estas imágenes de la calma

espacio abierto por donde deslizarse sin prisas

o contemplar

abriendo otras alas

sin romper el silencio de más allá

Mientras atardece, el parque y el lago se transforman en un espacio único. No hay alboroto. La placidez parece acallarlo todo y convertir cualquier rumor en hilillo que fluye formando parte del agua, haciéndose silueta, transparencia en el aire.

14 comments:

Irreverens said...

(sssshhh)
:)

Raquel said...

Se van a alborotar los patos y los pájaros si hablas un poquito más alto

Peter Pan said...

Espectaculares, después del "temporal" invernal que habeis tenido. No conozco la zona de Madison, pero en los USA hay paisajes impresionantes, siempre, pero en primavera y en otoño de forma especial. Aún recuerdo algún otoño en Connecticut....imposible describirlo, hay que verlo in situ.
Un abrazo
Peter

Raquel said...

Peter Pan, tienes muchísima razón. Con todo lo malo que hay en este país, muchos espacios naturales son impresionantes. Veo que tu memoria no falla.
No sabes la sensación de haber dejado atrás el invierno. Uf!
Un abrazo

Tawaki said...

Esas fotos me recuerdan a algunos cuadros de Caspar David Friedrich. La última, con los reflejos, es soberbia.

Besos.

Rafael said...

Ayer por la tarde acudí a la playa buscando esa misma calma. También fotografié una barca(con dos pescadores), pero ni de lejos me salen unas fotos como las tuyas. Podría pensar que tengo que ir algo más tarde, cuando haya menos luz, o que al lado de la playa no hay esos árboles. Pero simplemente reconoceré, rindiéndote pleitesía, que eres una magnífica fotógrafa y que, como decía cierto sabio oriental (Lin Yutang me parece recordar) la mitad de la belleza está en el paisaje y la otra mitad en los ojos de quien mira.

Dédalus said...

Es precioso el rincón, Raquel. Y la serenidad que se respira, aún desde tan lejos, es realmente plena. Incluso bella. Tú has escrito la palabra calma y es lo que el paisaje inspira. Y soledad...

Besos, amiga.

mgqseaml said...

Preciosas fotos. Me recuerdan a la sensación que tengo cuando salgo del trabajo camino del autobús y veo el cielo tan claro y tan limpio, con sus nubes de algodón. Besitos

ISOBEL said...

si es que siempre que vengo por aquí me trasportas, que lujo de mirar y de sentir, un beso

leo said...

Me pregunto si será posible sentir algo distinto de la paz en ese lugar. Cómo me gustaría pasar una tarde por allí.
Un abrazote.

Raquel said...

Tawaki,
gracias. Voy a tratar de buscar obras de Caspar David Friedrich.
Un abrazo

Rafael,
tu sensibilidad siempre te deja ver cosas hermosas. Me pregunto por qué no te están saliendo las fotos que quieres. Umm... Menudo halago me has regalado.
Un besote grande

Dédalus,
serenidad, eso es. Como es un día entre semana, no había demasiada gente. Un poco más adelante se llena de gente, pescadores, niños jugando hockey, gente merendando...
Me encanta pasar por ahí cuando tengo un poquito de tiempo.
Un gusto escucharte. Un abrazo

mgqseaml,
gracias. ¿No te da la sensación dde flotar un poco y caminar con pasos como muy ligeros?
Besos

Isobel,
qué bueno, me alegra mucho poder regalarte esas sensaciones.
Un besote

Leo,
ayer fue especialmente bonito, una paz y una calma imposibles, una serenidad (como dice Dédalus) que no cambiarías por nada, como si todo lo que pasara a tu alrededor perteneciera a esa sabiduría de los elementos. Algo así como una otredad.
Me gustaría mucho llevarte a caminar por ahí.
Besotes

angela said...

¡IMPRESIONANTES! me han encantando las del año pasado y éstas. ¡Qué suerte poder estar ahí !... y poder empaparte de esa atmósfera ´plácida y serena que tienes ...¡Felicidades! por tus fotos y por el lugar... Un saludo de Angela

dintel said...

Lo que daría por contemplar eso ahora mismo.

Raquel said...

Angela,
cuando llega la primavera, le perdono un poco a Madison ser tan frío y despiadado en inviertno. Rincones así la verdad es qu son una gozada.
Un abrazo

Dintel,
por un ratito, esa calma te llega, lo sé. Falta el olor del aire suave pero tú ya lo estás inventando.
Besos