viernes, abril 18, 2008

De

De lluvia,

despertar

y pausa

9 comentarios:

Irreverens dijo...

¡¡Ay, qué bueno!!
:D
Me he quedado ahí, en la puntita, como esa gota que está a punto de deslizarse hacia el abismo... ¡chof!
:)

(Por cierto, no me hables de lluvia, que aquí seguimos con ella... Y, según dicen, lo que te rondaré, morena.)

Besos goteantes.
:P

winfried dijo...

Wow, que fotos mas bellas! Conchale Raquel tu blog se esta convirtiendo en un "Must see" en mi lista!

Es que se ven los detalles tan nitidos, estas utilizando una camara nueva?

Kisses

winfried dijo...

Raquel, con tu permiso, copie las fotos para ponerla en mi desktop. Puse la foto de las flores amarillas, y mi Mac ahora esta en full Primavera.

Otra vez, estas fotos me cautivaron!

Bicos

ISOBEL dijo...

gracias por compartirlas, un abrazo

Raquel dijo...

Irreverens,
ahí estás, sostenida, en un instante desde todo se contempla y todo se vive, todo ahí contenido.

Anda, fotografía la lluvia para desahogarte. Ayer llovió bastante pero hoy... déjalo, anda, ponte a trabajar.
Besotes!!!

Winfried,
no, es la misma cámara. Estoy ansiosa por comprarme una Canon EOs... o Nikon, con zoom de 28-200, pero por ahora no puedo porque una cámara así implica un ordenador nuevo y todavía mi PowerBook G4, aunque viejito (del 2002 o 2003), me da la vida.
Must see is good. (I warn you though, it gets boring from time to time. Oh! wel... Thanks though, very sweet of you.)
Vale, te dejo utilizar la foto pero sólo porque es un Mac ;-))

Isobel,
todo un gusto. De verdad.
Besos

Anónimo dijo...

Felicidades por tu blog. Me gustó mucho la foto de los niños deportistas de espalda...
Te recomiendo el mío, titulado El Chischil (http://el-chischil.blogspot.com). Espero que también te guste. Un saludo desde Madrid (España). JL.-

dintel dijo...

Ese cúmulo de gotas, porque no es una sola gota, en la punta de la pita me ha devuelto a la niñez. Cuántas veces he debido contemplar esa imagen. Bueno, creo que me salto la adolescencia y vuelvo a mi edad adulta. Gracias por el viaje a través de el tiempo, mi tiempo.

banderas dijo...

La hermosa primavera se afianza en tu tierra, y el invierno que no daba llegado a la nuestra parece no querer irse ¿verdad Irreverens?

Biquiños ;-)

Raquel dijo...

Anónimo,
gracias.

Dintel,
evocaciones y recuerdos siempre nos dejan otra forma de mirarnos. Me pasa con tus escritos también.
Un abrazo.

Banderas,
pobre Irreverens cansada de que llueva en todas partes menos en su tierra.
No sé hasta cuándo durará el buen tiempo aquí pero es bienvenido todo el que venga.
Besotes