Tuesday, April 08, 2008

Cracking the Maya Code

(foto © Pre-Columbian Art Research Institute, Merle Greene Robertson and/or Mesoweb - http://www.mesoweb.com/palenque/)


Me impresionó Palenque por lo que significó dentro de la civilización maya, su magnificencia, su localización geográfica en medio de la selva y, creo que también, por haber sido la primera ruina maya que conocí. Llegamos a Palenque desde San Cristóbal de las Casas después de un viaje larguísimo desde Puerto Escondido y Zipolite en Oaxaca. Aún recuerdo muy bien y calor y la humedad casi insoportables.
En el año 2000 hicimos Tulum, Cobá y la ruta Puuc: Uxmal, Kabah, Sayil, Labna y otros lugares. Chichen Itza también. Impresionante. Cada uno de esos sitios merece un relato atento. Fue ya para entonces cuando me fui acostumbrando a ese asombro que cada ruina traía: la magnitud física, la riqueza de detalles, la formidable historia de una civilización que vivió con intensidad su espiritualidad, sus guerras, su sabiduría y sus tradiciones. Nos lo contó esculpido en piedra. Asombro también por el abandono de centros ceremoniales y comunidades y cómo, muy léntamente, se fueron descubriendo, analizando, estudiando, descifrando.
Hoy recuerdo brevemente todo esto por un programa muy interesante acerca de quiénes y cómo se comenzó a descifrar el significado de los glifos mayas, las historias contadas en estelas y edificios, calendarios y observatorios. Es un mundo fascinante que realmente se ha empezado a conocer relativamente hace poco.
A los mismos mayas, como a muchos otros pueblos indígenas del mundo, se les negó su propia lengua y su propia historia durante muchos años. Poco a poco están volviendo a recuperar una voz más fuerte y a reconquistar lo que desde siempre les perteneció. Menos mal.

6 comments:

Irreverens said...

Un mundo que yo todavía desconozco. Algún día, quizás...
:)

Besos

ISOBEL said...

gracias, siempre tienes algo bonito para mostrar y alegrarme, un abrazo

dintel said...

Soy totalmente una inculta de las Rutas Mayas. Ni documentales he visto.

Raquel said...

Irreverens,
en ese mundo no hay montañas tan altas pero sí pirámides desde donde se ve selva verde, hay juegos de pelota y muchas cosas más que disfrutarías.
Un besote

Isoble,
qué bueno. Tú también siempre tienes tus pinturas preciosísimas que son un regalo maravilloso.


Dintel,
otro mundo al que merece la pena acercarse.

Tawaki said...

Es uno de los lugares que tengo pendientes. De momento tendré que conformarme con lo que publiques y con los links que adjuntas.

Un abrazo.

Raquel said...

Tawaki,
me queda mucho por ver todavía de todo eso. Tikal y Copán son de los sitios que ya llevan en la lista de espera un buen tiempo.
Un abrazo para ti también.